Sanctorum en el autocinema

Flo Selecter - Cristóbal Sánchez / Subterráneos


*Joshua Gil es el director poblano que expone su laureada obra


Puebla, Puebla; 21 de septiembre 2020. Días de lluvia y grises preceden a esta noche, noche de sábado, noche alejada de luces y glamour televisivo. Quizás por la lluvia, quizás porque es una historia que duele y abofetea, pero el aire es diferente esta noche en Cholula. Se imagina limpio el aire, aun así el cubre bocas se encarga de contener las impurezas en el mejor de los casos. Se imagina que puedes celebrar y abrazar al director de la cinta, pero no, mejor no.

Joshua Gil es el director poblano que nos trae un nuevo hijo, nos regala una historia apreciada, valorada y laureada antes de llegar a la tierra que lo vio formarse como un buen amigo y hombre. El recibimiento personal y el de su obra es la más fiel representación de un amor incondicional, de esos que no importa la distancia o el tiempo, verlo es la mejor recompensa y verlo acompañado de su película es un regalo doble.

Sanctorum es un filme que crea una atmósfera de magia y de conectividad. Cuenta una historia de esas que México crea por las madrugadas, cercanas pero al mismo tiempo distante, lo hace desde esa perspectiva que toca y conmueve, no alecciona ni critica, sólo expone y su principal objetivo parece ser contemplar y conseguir una introspección. Crear preguntas con respuestas que llegarán en el momento adecuado o de mayor sabiduría, pero también con preguntas que no tienen respuesta y con las que tenemos que vivir día a día.

La belleza de las tomas, la luz y la composición hacen de esta obra filmada en Oaxaca, un pasaje a un mundo hermosamente crudo, porque al final de todo, la belleza se encuentra hasta en los momentos más dolorosos y punzantes de nuestra realidad.



CONTACTO

© 2020