Un nuevo disco de un clásico

Ildefonso López/Subterráneos

Ernesto de León presenta el disco Esa palabra es amor

Puerto Escondido, Oaxaca; 6 de abril 2022. Ernesto de León y su banda de blues presentarán su nuevo disco Esa palabra es amor, este 8 de abril en el Foro Azcapotzalco a las 16:30, en la ciudad de México. Quien fuera guitarrista del otrora Three souls in my mind y responsable de esa guitarra poderosa en rolas como "Lennon blues, I`m going to be father", y las clásicas como "Oye cantinero", "Chavo de Onda", regresa acompañado en la armónica de Isidoro Negrete, desde 1979, sus hijas Abigail en la batería y Perla Sofía en el bajo.


Inició en años 60 con los Ovnis y Máquina del Sonido, en los 70 fue parte fundamental de Three soul in my mind en la guitarra, a su salida se integra al Hangar Ambulante, primera banda de blues en México, en 1979 forma su propia banda: Ernesto de León y su banda de blues.


Una filosofía basada en el amor y paz, persigue la utopía, añorando los tiempos del ‘flower power’, después de dos largos años de ausencia por la pandemia, Ernesto De León y su banda, regresan a los escenarios con una nueva producción, para celebrar la vida y que mejor que él nos hable de este proyecto.


¿Puede hablar de la esencia del disco?


Esa palabra es amor, abre el disco, es un blues donde hablo sobre las experiencias que en la vida tenemos. Los jóvenes actuales han experimentado mucho, con drogas, la adrenalina, las diversiones, las ambiciones, los viajes a otras dimensiones. Finalmente todo eso ya lo han probado, pero te sigue faltando algo: es el amor. Es un blues basado en los acordes básicos que tiene un impacto, porque el blues sigue siendo un medio para comunicarnos muy afectivo, porque va directo, no hay rodeos, con la sencillez transmite el mensaje”.


“Tenemos dos rolas que hablan de lo pésimo que es la guerra, es como una plaga para la humanidad, el hombre no ha podido superar esas tristes experiencias de la guerra, las masacres, el terrorismo y hacer daño a los demás”.


“Una se llama 'No quiero ir a la guerra', trae un mensaje muy directo, hasta pienso que me puedo meter en problemas, porque son temas que hablan en contra del sistema, que ha mantenido a las masas controladas, yo hablo sobre las guerras y el servicio militar, de cómo a los niños se les va manipulando, para que piensen que la guerra es deseable, que si se llega a presentar se tiene que estar dispuesto a ir a morir o matar. Nosotros, desde la generación de los hippies decimos: -No, no momento, porqué si un gobierno tiene problemas con otro similar, por qué tiene que usar a los jóvenes como carne de cañón para arreglar sus diferencias, todo eso puede tener solución, pero no llegar a las armas y al derramamiento de sangre, y en estos momentos está vigente; hay agresiones, poder militar; quieren mover a la humanidad a su antojo, por eso esas canciones tocan esos temas”.


La violencia en el mundo se replica en nuestro país, Ernesto de León hace una reflexión, del mundo como si sus habitantes fueran mercancía, a partir de que los medios de comunicación manipulan a las masas con sus mensajes de un mundo competitivo, haciéndolo más individualista.


“La mercadotecnia maneja los medios de comunicación masiva, para que vean la vida de tal forma que les hagan pensar que sino es a la fuerza no se logra nada, esos valores de que el que no tranza no avanza, para ser triunfador tienes que llevarte entre las patas quien se te ponga enfrente y esa idea de que el triunfo es tener muchas posesiones materiales y el que más tiene es un triunfador, el que no tiene, no vale nada, esos conceptos hacen que las nuevas generaciones tengan que recurrir al despojo, a quién robo a quién mató a quién secuestro para ascender en la escala social”.


¿Piensas qué hay diferencia entre generaciones?


“Nosotros cuando éramos hippies, nuestro lema era paz y amor, vamos a llevarnos bien; el festival de Avándaro fue la prueba, no hubo violencia, no hubo agandalle, íbamos con la mentalidad de escuchar música, de convivir en paz, fuera de la ciudad en contacto con la naturaleza y llevarnos bien, esa generación fuimos muy criticados; se nos tachó de vagos, malvivientes, drogadictos y todo ¿no?. Nos exhibieron como la peor escoria de la sociedad”.


¿El amor y la paz tuvo eco?


“Lo que decíamos no lo tomaron en cuenta y ahí están las consecuencias, un partido de fútbol ¿en qué acaba?. Nosotros decíamos vamos a escuchar música, qué nos dicen los músicos, qué nos expresan sus ideas, pero nos cerraron todas las puertas y nos marginaron, no nos hicieron caso”.


A 50 años de Avándaro ¿hay una mirada hacia el pasado?¿qué opina?


"Pero ahora como que reflexionan, después de todo no era tan malas las ideas, la rola de John Lennon “Imagine”, esa otra rola de Eric Burdon y los Animals, Sky Pilot, ahí decía, para qué quieres ser Piloto del cielo: 'manejas un avión, un avión de guerra y vuelas alturas muy elevadas, pero de todas maneras nunca vas alcanzar ni la paz, ni la gloria', porque en el momento que tu quitas la vida a otro ser humano ya manchaste tus manos de sangre, ya no vas a tener paz, vas a vivir con esa carga de que le quitaste la vida a un semejante por eso los hippies decían; no queremos la guerra en Vietnam, quemaron sus cartillas, y dieron inicio a un movimiento, aunque no teníamos claro la visión del mundo, pero lo que estaba claro era que no queríamos el mundo de los adultos, estamos en un planeta que es de todos y no hay porque querer dominar al de a lado. Podemos disfrutar la tierra respetándonos y conviviendo, disfrutando del arte, la música”.


Ernesto de León siempre ha perseguido él sueño de un mundo mejor, canciones como; "Hangar Ambulante", "Boogie Boogie Huautla", "No quiero ir a la guerra", reflejan su sentido de la vida y libertad a partir de la formación de su propia banda entre el 1979, después de su salida de Three souls in my mind en 1978, Ernesto de León nos hace un recuento de su camino hasta llegar a este tiempo:


“En mayo de 1978 me salí de Three Souls in my mind, recibí una invitación del Hangar Ambulante, era un grupo totalmente dedicado al Blues, ya sólo existía su baterista, su guitarrista Sergio Villalobos había fallecido en el año del festival de Avándaro, tenía 21 años, éramos contemporáneos, el muere en Mayo y el festival se realiza en septiembre”.


Ocho años como guitarrista en Three Souls in my mind.


Yo permanecí del 70 al 78 con Three souls in my mind, cuando salgo recibo una invitación del baterista de Hangar Ambulante, también me había hablado un grupo que se llamaba Stray Cat, su repertorio eran covers de los Rolling Stones, me llamaron cuando supieron que ya no tocaba con el Three Souls, pero por otro lado me llamo Tony Vértiz baterista del Hangar Ambulante y me pareció más interesante irme a tocar con ellos, porque eran más blues”.


En eso llega un bajista de Estados Unidos, Antonio Oalf de la Barreda quien se había ido con Fito de la Parra a Los Ángeles California, con el Canned Heat donde estuvo una temporada, le tocó una época muy padre, pero lo deportaron, nos buscó e hicimos el trío de Hangar Ambulante, en ese tiempo llega Isidoro Negrete con su armónica.

Nacimiento de su banda


“Luego formé mi propia banda, Isidoro se vino conmigo; entre el 79 y 80 surge Ernesto de León y su Banda de Blues, teníamos un baterista que se llamó Arturo Larios “Peter Pan” era un jovencito, muy delgado le pegaba con mucho pounch a la batería; uno decía con ese cuerpo no ha de tocar fuerte ¿no?, todo lo contrario, tocábamos muy padre, porque tenía la escuela de los mejores bateristas de ese tiempo, lamentablemente también falleció”.


Peter Pan fue un gran baterista, llegó a tocar en el auditorio de la Reforma con Betsy Pecanins.


Sobrevivientes del blues


“En la banda Isidoro y yo hemos sobrevivido al paso de los años, él participa en este disco, en el bajo tengo a mi hija la mayor que se llama Perla Sofía de León, también canta, también tengo a la más chica que se llama Abigail de León está en la batería, hace coros y canta”.


¿Se puede decir que ustedes fueron la segunda Banda que usaron la denominación “Blues”, para denotar que lo tocaban?


“Antes de nosotros como banda de Blues, no había, el Hangar Ambulante si se presentaba con ese título, desde ese punto de vista quizá se puede decir si ¿no?”


Ernesto de León y su Banda de blues presentarán su nueva producción


“El disco se presentará el próximo viernes 8 de abril en el Foro Azcapotzalco en la CDMX, es un lugar muy bien acondicionado, con muy buen audio, un lugar bastante cómodo para disfrutar, también tocará una banda invitada, Chris Sánchez Blues Band, es de Morelia, Michoacán, me parece una música muy interesante, también es un trío, tiene un sonido muy aceptable y si están dentro del género blusístico”.


¿Cómo surgió la idea de que Chris Sánchez estuviera?


“Me pregunto el productor: ¿Quién quieres que te acompañe ese día para que alterne con ustedes?— y me empezó hablar de grupos, y le digo; no, no espérame, conozco a un chavo que se llama Chris Sánchez, ya oí su disco y tiene buen sonido. Se puso en contacto con él y aceptó”


“Entonces ellos van a abrir, es una buena banda que merecen que la escuchen y además el ama el blues igual que nosotros, me esforcé porque fuera él”.


¿Por qué el título del disco; Esa palabra es amor?


Es una reflexión sobre nuestra ideología; los tiempos de Avándaro, paz y amor, seguimos pensando que son dos valores, no hemos claudicado


¿Hay más presentaciones?


“Nada más esta porque estamos saliendo de la pandemia, por un lado y por otro quiero ver qué respuesta hay, ya no quiero volver a trabajar con organizadores no profesionales, tocar en lugares donde no hay seguridad, ni un buen ambiente, ni un buen espectáculo para el público, quiero trabajar a otro nivel con una infraestructura, en México ya hay, ya hay cultura de blues, la gente sabe qué es el blues, hay muchas bandas, la gente ya sabe quién es Jimmy Reed, Caneed Heat ya penetró la cultura del blues, no es como hace años que decían; ¿de qué hablan?, ya se puede hacer algo más profesional, por eso no quiero alocarme a salir a tocar a cualquier evento, quiero ver primero qué haya profesionalismo”


“Me han hablado de otros lugares, pero la mentalidad de la gente sigue igual; el día de San Valentín, vamos hacer un concierto; no, no, volver a caer, porque la mercadotecnia maneja al pueblo mediante esas de fechas; San Valentín, el día de la mamá, que navidad. Nosotros cuando tocamos en Avándaro, fue un festival masivo, no tuvo que recurrir a un gancho publicitario, la atracción era el Rock and Roll, el blues, por eso no quiero ir a fiestas patronales, no no, porque no me quiero mezclar con política, ni religión, soy muy selectivo para escoger mis tocadas, para no caer en errores qué haya que lamentar, por eso quiero trabajar con personas más informadas, que amen la música, que no lo hagan solo por ganar dinero, que en verdad amen el arte y quieran aportar algo para la cultura del blues”.



¿Quién es su productor?


“Es un estudio de grabación, es nuevo, no es conocido está haciendo un experimento, no es una empresa, me agradó porque se puede hacer un buen disco sin un estudio sofisticado, si se tiene un buen audio y un buen ingeniero se puede hacer algo interesante y el blues no requiere de tanta tecnología porque en el blues lo que importa más es el feeling de los músicos, lo que sientan, lo que transmiten y con un estudio que esté bien dotado es suficiente para lanzar un disco, a mi lo que me gusto es que no tenía que firmar contrato con nadie, ni quedarme atado a los caprichos de alguien; busco la libertad de tocar lo que a mi me gusta y que nadie me diga: oye tienes que tocar esto y tienes que vestirte así, tienes que presentarte así o di esto o anuncia este producto; quiero mantenerme a distancia de todo eso, hicimos el disco y veremos qué respuesta hay. Esa productora no es grande es una persona que conoce de negocios, es la primera vez que incursiona en la música, pero acepta mis sugerencias, como decirle en qué lugares no toco y en cuáles sí, entonces respeta todo eso, ya salió el disco está bien hecho y ahora esperamos la respuesta del público, para que a partir de ahí ver qué opciones hay para seguir”


Cuéntanos del primer disco: “El blues tuvo un hijo y lo llamó Rock and Roll” que podemos encontrar en la plataforma de Spotify


“Pensé que ya había tenido su momento, se grabó hace como diez años pero discos Denver compró las cintas y lo volvió a sacar, trae el Boogie de Huautla, el Blues de John Lennon”.


Ernesto de León deja un saludo a la banda poblana:


“Me da mucho gusto saludarlos, vamos saliendo de una temporada muy difícil, hay que seguir cuidándonos!, Me daría mucho gusto que puedan venir al evento o si no algún día ir nosotros por allá a saludarlos personalmente para estar con ustedes para convivir y compartir la música con ustedes y las nuevas generaciones, que desconocen mucho de este tipo de música pero aun así, ya sea mediante sus padres, su familia si les han platicado de esa generación de Avándaro de todo lo que ha pasado, entonces me gustaría en no mucho tiempo estar por allá y convivir con ustedes”.


Contacto en Facebook:

Ernesto de León y su Banda de Blues-oficial