Octavio Paredes un músico de sesión

Ildefonso López/Subterráneos

Federico de Zatarain: Octavio Paredes es un músico que busca la perfección sonora

Puerto Escondido, Oax., a 4 de mayo de 2022. Octavio Paredes es un músico multiinstrumentista, fundador de la banda de Rock Progresivo “Hoy aquí”, en los inicios de los años noventa, ha tocado en orquestas sinfónicas y grupos de rock y blues como Lauburu, Croosroad y Confort Sureño con los que ha grabado, últimamente se le ha visto con Caradura Blues band.


Su formación dentro de la música clásica viene de familia desde niño disfrutó de conciertos con sinfónicas, con su mamá soprano y pianista exploró sonoridades no convencionales caminó en los senderos de la música culta, hasta llegar a los Beatles y de ahí a Yes el grupo de de rock progresivo que lo motivó a estudiar en el conservatorio y regresar a la música clásica a través del cello, fortaleció su gusto por el rock progresivo y el Jazz sin darse cuenta un día amaneció tocando Blues.



Octavio Paredes es un músico con un gran andamiaje musical que le ha permitido ser un gran compositor y arreglista, nos concedió esta entrevista para hablar de su banda, su proyecto personal y su visión de la vida y la música.



¿Cuándo formaste tu primera banda de rock?


“Cuando estaba en segundo de prepa quise hacer un grupo que luego derivó en este grupo “Hoy Aquí”


¿Por qué el nombre?


“En mi perspectiva de la vida, qué más puede haber que el eterno presente: hoy y aquí”


¿Quiénes lo integraron ?


“Raúl Munguía en el bajo, Gustavo Obregón este cuate tenía un oído perfecto un gran talento, excelente mano derecha, hacia unos solos padrísimos en el teclado, en la guitarra de acompañamiento estaba Saúl Zaragoza y Raúl fuimos compañeros en el colegio Benavente prácticamente toda nuestra vida, yo estaba en la guitarra líder y me atreví a cantar porque siempre tiene que ver alguien que cante, sufrimos mucho con los bateristas, Vitorio fue de los que más tiempo permaneció, terminamos usando una batería programable, por alguna razón no se quedaban mucho tiempo, convirtiéndose en algo novedoso, Saúl Zaragoza se encargaba de programarla, eventualmente me atreví a meter el violín en algunas piezas”.


En los tiempos del Umbral predominaba el pop y el rock clásico ¿Cuál fue el género que prefirieron?


“El rock progresivo, pero lo primero que escuché fue “Come Together” del álbum Abbey Road de los Beatles, ahí me atrapó, en esas vacaciones cuando regresé a la prepa estaba totalmente decidido a hacer un grupo y tocar música de los Beatles”.


¿Qué otras bandas te influenciaron?


“El grupo que más me impactó fue “Yes” y fue el primer disco “Yes Álbum”, de ahí empecé a seguirlos, hubo grupos como “Supertramp” me gustaba mucho y se fue abriendo el espectro; Jhetro Tull, Genesis no me atrapó tanto hasta estos recientes años lo he redescubierto; Steve Hakett y su proyecto personal, en aquel tiempo me gustaba mucho U.K, Premiata Forneria Marconi, Gentle Giant, y en paralelo me gustaba el Jazz y de Blues no escuchaba nada, de los Beatles me salte a Yes. Una vez Chucho Romero me dijo: “tú descubriste lo que estaba en medio año después; Doors, Deep Purple, todos los grupos icónicos”


“Me gustaba Zeppelin pero no me jalaba, Jimmy Hendrix nunca me cautivó. En cambio cuando escuchaba a Steve Howe de Yes en la guitarra y todo el marco sonoro que tenían como Banda fue como decidí entrar al conservatorio, porque me atrapó su musicalidad su timbre sonoro, la melodía”.


“Empezamos hacer rock progresivo en español, se dio de manera natural, después de tocar música de los Beatles, nunca tocamos covers pues solo tocábamos para nosotros, pero luego cuando vino el cambio de chip, comencé a componer”.


La apertura de El Umbral en la Ciudad de Puebla marcó una nueva época para los músicos, ya que contaba con toda una infraestructura para que las bandas se escucharan bien ¿Qué importancia tuvo este foro?


“Cuando abren el foro el Umbral, fuimos a pedir fecha y nos aceptaron, ahí conocí a Chucho Romero, había un grupo que tocaba música original que se llamaba “Última Milla”, me encantaba su concepto, “Los Mochachos” también tenían música original eran un poco más fresas y muchos grupos que tocaban covers”.


“De una manera natural me vi inclinado a escribir mis letras y la música, mis amigos jalaron con mi concepto, nunca cuestionaron, se montaron en el proyecto”.


“El grupo duró lo que duró el Umbral”.


¿Cuál era la temática en sus letras?


Nuestras letras tendían a denotar algo sobre la mesa, algún auto cuestionamiento, alguna injusticia social, algún aspecto ecológico o un desarrollo espiritual en tu pensar o existir era en lo que nos enfocábamos.


¿Cómo llegas al blues?


“Años después me habla Federico de Zatarain y me dice: te va hablar Helen Fauch, le pase tus datos porque están buscando a un guitarrista para un grupo de blues que se llamaba “Crossroad”, ya había estado con “Lauburu” donde participe en los arreglos y grabamos un disco, llegó ahí y conozco a Victor Illarramendi, estaba Tom Bartenbach, Helen Fauch en la voz, hacemos alguna pruebas, Tom me dio nueve o diez discos, me dijo ponte a estudiarlos nos vemos en ocho meses, me puse a oír blues por primera vez, porque el blues que oía en el “Umbral” sentía que era muy raquítico; nunca me atrapó. nunca había oído a los Blusistas. Me puse a transcribir para ver qué notas escogía a Clapton o B.B. King”.



¿El legado musical de la banda se perdió?


“Después de que se deshizo el grupo la música estaba en mi memoria, no las practicaba porque me quedé un tanto frustrado, un tanto triste, más o menos alrededor de dieciocho canciones que compusimos, se perdieron y recuperé algunas, gracias al interés de mi esposa y esas son las que van aparecer en mi proyecto personal que ya llevo un poco más de dos años, contiene música nueva y esas canciones que pude recuperar, respetando la melodía ya las traté con la madurez que tengo actualmente como músico. Hay una gran diferencia entre las versiones del Umbral a las de hoy, porque he caminado musicalmente, he buscado evolucionar”.


¿Quiénes te acompañan en estas grabaciones?


“Soy un tanto estructurado una vez que tengo el arreglo completo, decidía qué instrumento se tenía que grabar según la maqueta que estaba en mi mente y lo que había grabado en mi computadora, ahí hacia la maqueta y las pistas y luego iba con Chucho Romero a grabarlo bien, en pocas palabras yo he grabado todos los instrumentos de mis canciones y busco la colaboración de bateristas amigos míos, como Mario Chanez, Charlie Nava “Charlot”, Fer Hernandez, está pendiente una invitación a Victor Illarramendi, me encantaría mucho haber si puede integrarse en alguna de las dos piezas que faltan”.


¿Cuándo saldrá esta grabación?


“Yo creo que para finales de agosto ya termino de grabar la otra pieza que ya está en el arreglo, esta pieza que voy a grabar se llama “No obsesión al pasado” ya está lista, y luego haré la invitación a Victor espero se anime, me encantaría, yo creo que por septiembre ya estará todo integrado,


¿ Habrá versión físico del disco?


No habrá Disco compacto, simplemente va hacer un conjunto de canciones un primer trabajo, simplemente voy abrir un canal en YouTube para compartirlas, hay la posibilidad de subirlas a Spotify.



¿Esperamos una presentación?


“Eso está muy loco, porque habría que encontrar a los músicos que les gustara y que quisieran ensayar. Pero se puede dar, aún cuando tiene sesgos de rock progresivo tiene un gran peso de acústico, no es tan complejo, la música que compongo no aspira a ser catalogada como un rock progresivo complejo, pero bien quiero concluir esa fase porque ahora estoy componiendo en otra dirección, la influencia del Jazz en mi perspectiva, como fusión de manera instrumental”.