top of page

El canto de Betsa Torres

Hugo Cabrera/Subterráneos

Cantante y promotora cultural de la Nación Comcáac, en presentación en galería de palacio del Imacp

Puebla, Puebla, 24 de agosto 2022. En su viaje fuera del territorio Comcáac, llevando el canto tradicional de su etnia, Betsa Torres ha tenido diversas experiencias y en ello reacciones del público, desde una actuación en el zócalo de la cdmx, ante más de 100 mil personas, hasta una improvisada actuación en un mercado. La percepción del Cocsar (el extranjero), su acomodo social, sus formas de ser, se ofrecen a la cosmovisión de Betsa.


Encuentro con mazatecos


Fuimos conducidos a un sitio, en los límites de Puebla y Tlaxcala, donde se asienta la comunidad mazateca que migra a la ciudad en busca de mejor vida. Una vez que llegamos a una casa, en la cima de un cerro, nos invitaron a pasar para ver el ensayo del grupo musical.


Lo voy a llamar casualidad, sin ningún protocolo, sin un plan previo, sin itinerario y justificaciones, ocurrió: el canto mazateco se mostró al canto Comcáac, los territorios poderosos representados: Huahutla y sus hongos-Socaaix y su Buffus Alvarius.


Betsa regaló la interpretación de "Canto de las estrellas" en ciique itom, mientras los músicos grababan en sus celulares ó mostraban total atención. Luego, ellos ofrecieron un canto muy alegre sobre la muerte en mazateco.


Consumidores responsables


El sábado por la mañana en un foro improvisado, dentro de un comercio en la ciudad de Puebla, pregunto a Betsa ¿Cómo te sientes? sonríe y no me responde. Intuyo que algo le llama la atención y no sabe como explicarlo. “Los cocsar (extranjero) son muy distraídos", le comento. Betsa sonríe abiertamente y me dice: sí. "Es muy difícil que la gente en la ciudad ponga atención o se detenga a contemplar, a perder el tiempo y escuchar”. Me vuelve a responder: sí.


Betsa es cantante y promotora cultural de la nación Comcáac, ha pasado un mes de su presentación, junto a otros cantantes de la comunidad, abriendo el concierto de La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio en el zócalo de la ciudad de México, le pregunto:


¿extrañas estar en tu pueblo?


"Hay algo que pasa en mi, es despertar y darme cuenta que no puedo ver el mar, es algo que siento me hace falta. No puedo explicar, pero siento que no está".


Galería del Palacio


Betsa pasa el día descansando, tiene una presentación en la noche en galería del palacio municipal, en el zócalo de Puebla. Le explico que es un lugar pequeño. “Para mi no es importante cuánta gente esté, yo canto. Lo hago sola en el desierto y lo hago ante mucha gente. Yo canto y eso me hace sentir bien. Una vez Rubén Albarrán fue a mi casa en Punta Chueca, quería cantar para mis hermanas y mi madre. Rubén dijo que se sentía nervioso, solo éramos nosotras, pero se puso nervioso. Yo no me pongo nerviosa, sé lo que tengo que hacer, nada puede salir mal”.

Betsa Torres se presentó en la galería del palacio municipal de la ciudad de Puebla, en un concierto auspiciado por el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla. Asistieron unas 50 personas, llenaron la pequeña sala del auditorio, eligiendo ocho cantos tradicionales de su pueblo, ubicado en frente a la isla más grande México, un territorio sagrado, la isla Tiburón.


“La creación” “el canto de la cueva”, “canto de naturaleza”, “canto del ave”, “la tortuga”, “canto de las estrellas” y “baico”, son parte del repertorio.


El público ha guardado silencio, ha escuchado la voz armoniosa y cautivadora de Betsa. En un gesto de emoción y agradecimiento, Betsa Torres invita a cantar al público y que pronuncie la palabra baico, que significa baila. Lo logra, el carisma, el talento, la sencillez de Beta se contagia en el sitio.


“Pensé que no lo harían”, se siente contenta. Me dice al final de la presentación.

Betsa opta por no cambiarse, no quitar el traje tradicional y salir para caminar. La gente se extraña al verla pasar. Betsa no toma en cuenta, va de regreso a la casa provincial portando los símbolos de la comunidad Comcaac, collares, amuletos, pintura facial. “Los cocsar son extraños, siempre están distraídos, pero lo hicieron bien hoy”. Me vuelve a decir.




Commentaires


bottom of page