Leonard Cohen, rolas a la deriva: lejos de un homenaje y más allá de una traducción

María Villatoro/Subterráneos


Puebla, Puebla. 07 de Julio de 2022. Leonard Cohen, poeta, novelista, cantautor y susurrador quebecoise, ha sido reconocido en el mundo de la música ya sea en el folk, blues, rock, el spoken Word o el pop. Su obra literaria y musical ha sido traducida al castellano por numerosos poetas y traductores, principalmente españoles, y es reconocido a nivel internacional como una de las figuras artísticas más eclécticas, siendo motivo de numerosos homenajes. En esta ocasión, y de una manera exquisita, un poeta y un músico académico, Gerardo Lino y Julio Lino, se han dado a la tarea de desmenuzar la lírica de Cohen y hacer una reinterpretación certera y delicada de algunas de las canciones de éste gran artista.

Gerardo Lino es uno de los poetas vivos más reconocido de la ciudad de Puebla. Cuenta con cuatro libros editados, siendo “En los huesos de esto” el más reciente (2012) y un libro inédito titulado “Transferencias: de los poemas de Keats al problema de la traducción”. Ha conducido talleres de poesía, narrativa y ensayos desde el 2010 y cuenta con trayectoria de traducción poética de la obra de Silvya Plath, Konstantinos Kavafis y John Keats. Por su parte, Julio César Lino Pérez es lingüista y literato egresado del COLHI (Colegio de Literatura y Lingüística de la BUAP) y ha estado introducido en la narrativa, la crónica y el verso libre además de haber formado parte de diferentes grupos de rock en la ciudad de Puebla dado que también cuenta con estudios de música. Juntos, formularon y prepararon éste concierto titulado “Leonard Cohen: Rolas a la deriva”, que tendrá lugar este 14 de julio en punto de las 20:30 horas en El Breve Espacio (7 norte no. 8).


De un taller literario a un concierto único en su clase.


Julio Lino era parte del grupo del Taller Literario de Gerardo, en él, analizaron y realizaron ejercicios de traducción del algunos poemas en donde además se acordó de lo complejo que es hacer traducciones adecuadas que vayan más allá de la conversión lingüística de palabras, que conserven el bagaje del contexto propio pero traspolándolo al contexto del idioma a traducir y que, al mismo tiempo, conserve la personalidad y los ambientes del autor a traducir. Ante ésta real problemática, los “Linos” encontraron una solución: hacer traducciones propias y si, traducciones de la lírica de Leonard Cohen.


“Considero que traducir canciones es un buen ejercicio literario. Como músico estoy interesado en traducir obras de músicos que estén embebidos en la literatura. Nombres como Bob Dylan vinieron a mi mente pero dado que en una entrevista Dylan afirmó “querer ser como Cohen” me entusiasmó el conocer más de su obra literaria y, desde luego, encontrar las traducciones al castellano de dicha obra ya que a mí, el inglés “no se me da” como para poder acceder a la lírica en ese idioma” – comenta Julio Lino.


Gerardo Lino, en cambio, no era alguien puntualmente interesado en la obra del cantautor canadiense. Era un artista que “le llamaba la atención” pero sin mayor interés en su lírica. Ante la propuesta de traducir las canciones de Cohen, el poeta se fue interesando cada vez más en los detalles y poéticas de los versos de dichas “rolas” y los textos se fueron convirtiendo en todo un reto ya que, en su opinión “como traductor buscas decir lo mismo que el autor está diciendo en su idioma y debes buscar una aproximación real a lo que el autor “original” piensa y siente” lo que es sin duda una tarea nada fácil. Para poder hacer una traducción, a la altura de las que Gerardo Lino acostumbra, fue necesario adentrarse en la figura, el personaje, el artista y el hombre que fue Leonard Cohen, teniendo que, al final, el poeta terminó disfrutando al cantante ya que, en sus propias palabras, “comparte más cosas con él”.

Una compleja tarea el hacer una traducción impecable conservando la línea melódica.


“Lo más complejo de una traducción es hacer las indagaciones necesarias para mantenerse fieles al sentido del texto” comenta Gerardo Lino. Había ya un antecedente de las traducciones de las canciones de Cohen que Julio Lino Pérez había encontrado en libros especializados de las cuales, el músico, había hecho sus propias adaptaciones. El trabajo mutuo fue comparar dichas adaptaciones de Julio con las traducciones hechas por Gerardo para así, tras discusiones y escrutinios, verso a verso y párrafo por párrafo, dar el correcto sentido a cada línea.


“Lo que estás traduciendo está bien pero no es melódico” era la otra batalla a librar en esta traducción de canciones. El hecho de haber logrado una traducción fiel, al sentido poético, lingüístico y semántico no garantizaba que diera tal fidelidad a la línea melódica de la canción.


Teníamos, por una parte, mi interpretación de la canción con la traducción encontrada en libros y por otra la exhaustiva revisión de la traducción de Gerardo (Lino). Buscábamos una tercera pieza y ésta era hacer que la traducción correcta se acomodara a la melodía. Fue un trabajo de dialéctica pura. La síntesis de la síntesis. Y eso fue lo fructífero” – Comenta Julio Lino.


Sin duda, y a mejor opinión que ustedes se puedan formar después de conocer éste proyecto, puedo decir que, a título personal, éste proyecto musical pero sobre todo literario, cuenta con un trabajo impecable de reinterpretación apegado a la traducción de canciones de Leonard Cohen. Sin duda estos artistas han dado con “el clavo” para hacer traducciones que en realidad reflejan la esencia de Cohen.


“Decir las cosas como son. Así como son se hace poesía” – Irving Layton


Este “taller de traducción” dedicado a Cohen es sin duda una tarea muy dura para los creadores. Se debe trabajar la efectividad y concisión con las formas del habla del español común, sin laberintos de metáforas ni complejísimas formas literarias, debido a que no se están traduciendo poemas sino canciones. Sin duda, Gerardo y Julio Lino, lo tienen claro. También aplaudo la sencillez con que me respondieron los entrevistados ante la pregunta “¿Qué le prestaron a Cohen para lograr ésta maravillosa traducción y reinterpretación?” – Nada.


“Lo que hicimos fue ponerle lo menos de uno pero si buscar una tesitura que se adaptara a nuestro lenguaje. La investigación nos ayudó a centrar tanto el texto como la melodía y, ante todo buscamos entender mejor a Cohen para evitar la traición que cualquier traducción conlleva” – Comentan Gerardo y Julio – “Pensamos a Cohen como lo que es: un poeta cantante” – añaden.


Éste jueves 14 de julio, Leonard Cohen sonará como lo que es, pero en español, de la mano de Gerardo Lino y Julio Lino Pérez. Será un concierto musical con full band en el que voz, guitarras, bajo, batería, viola y susurros, harán sonar doce canciones, algunas “consagradas” como Hallelujah y otras más gourmet como Nancy. Éste concierto está dirigido, desde luego, a todo fan de Cohen pero cualquier persona con interés en la poesía y en la literatura quedará fascinado por lo que ocurrirá. Altamente recomendado, le recuerdo la cita este jueves 14 de julio en punto de las 20:30 horas en El Breve Espacio.


Pueden seguir a Gerardo Lino en redes sociales como Facebook y además ser parte de los talleres literarios y de traducción que imparte y conocer los escritor de Julio Lino, en la misma red social.