Real de Catorce y un legado

Texto: Hugo Cabrera, Fotografías: Patricia López /Subterráneos


Puebla; Puebla, sábado 12 de febrero de 2022. Los conciertos de Real de Catorce se han hecho compactos, directos y sin complicaciones, en gran medida por la salud de José Cruz. El concierto realizado el pasado 12 de octubre en el foro Beat 803 reunió alrededor de 100 personas, convocadas por la banda de blues más emblemática de México, en un concierto que duró de las 22 horas a la media noche, sin banda abridora, en lo que más bien fue un recital de ejecuciones musicales y poesía exquisita.


Las rolas emblemáticas sucedieron en una noche fría: “El Lobo”, “El halcón”, “Adiós partí”, “Dorina y Abel”, “Llévate la historia”,”Prendas de algodón”, entre otras tantas, sin faltar “Azul”. El momento emotivo vino cuando José Cruz mostró una guitarra roja que le pertenecía a José Iglesias, ex guitarrista, ya fallecido, de Real de Catorce. La guitarra le fue entregada a Arturo Waldo para ejecutar “El Lobo”. Días antes, en conversación telefónica con Arturo Waldo, habíamos tocado el tema, de ser el sucesor de guitarristas como Iglesias y Julio Zea, que habían estado en la banda, aportando su talento. “Es un placer y fluye de una manera especial el vestir la poesía de José Cruz, quien siempre me ha motivado no solo en cuestiones de música, también a escribir y hacer poesía”.


Real de Catorce cumplirá 40 años de existir y es simbólico ver a José Cruz, de pie, cantando, tocando la armónica, compartiendo poesía y mucho blues.