Jon Dixit, no es solo un bajista

Ildefonso López / Subterráneos

Fotografía: Paula Velázquez Prieto

Le dijeron: tener talento está bien, pero tener talento más disciplina hace una gran diferencia

Puerto Escondido, Oaxaca a 11 de mayo de 2022. El bajo es un instrumento a veces imperceptible, su función es ser la columna vertebral en una melodía junto con las percusiones y otros instrumentos que complementa la armonía


Jon Dixit es un bajista que se ha movido en el mundo del blues, es diseñador gráfico cuando no toca, siempre está creando. Entró por la puerta grande y se encontró a Roberto Prieto y Víctor Illarramendi dos viejos lobos.


Quería ser baterista, admiraba a Ringo Starr, hasta que un día vio un bajo en un aparador, parecido al de Paul McCartney, cautivado se imaginó arriba de un escenario sin saber como sonaba, hasta que un día su papá llegó con el bajo.


¿Qué te dijo?


“Me da el bajo: ten toca algo. En ese momento dije: rayos no se tocar, mi papá estaba en un grupo de Rock and Roll en Atlixco, y sabía unos pasos, que eran básicamente círculos, no sabía que eso era blues”.


El Inicio


“Me fui haciendo de amigos que sabían tocar, aprendí a tocar unas cuantas canciones de Rock en Español, que estaba de moda y con eso me subí a los camiones a ‘botear’, obviamente a escondidas de mis papas, yo quería ganar mi dinero”.

“Con un amigo guitarrista formé un grupo que se llamó “Las Neuronas”, hacíamos nuestra música sin letras entre los dos”


El gran salto a las estrellas


“Estaba en la universidad estudiando Diseño Gráfico y me llamaron para formar una banda ‘La tía de las Muchachas’; casi con estrellas de entrada en la batería, Víctor Illarramendi, el doctor Gustavo Gil en la voz, Roberto Prieto en la Guitarra, Josi Montaño, era mi grupo soñado mis dieciocho años, era la música de los 70, 60 y 50, iba conmigo en la secundaria me decían el atrapado en los 70, no sabía tocar mucho, pero me sabía todo de oído”


Para entrar por la puerta grande a tocar con músicos consagrados, debiste tener ya una técnica avanzada en el bajo ¿Cómo te preparaste?


Tuve un maestro, Isaac no recuerdo su apellido, me enseñó a usar el oído para distinguir el bajo de las grabaciones, cuando llegue con el grupo de Víctor Illarramendi y Roberto Prieto ya tenía el oído más desarrollado”


“Años después Carlos Nava me empezó a enseñar solfeo, cosas técnicas de la música y mi ejecución mejoró muchísimo, a Octavio Paredes le aprendí mucho y a Álvaro Delgado Domínguez le aprendí hacer más preciso en mi ejecución. El crecimiento vino años después cuando empecé a estudiar”


El Mentor Roberto Prieto


“Ricacha Blues Band” y “Avelino Pilongano” fueron dos bandas efímeras que compartí con él, luego vino el “Perro Azul¨ con Ramón Alamillo, Rafa Ortiz en la batería, fue en 2005 y en ese mismo año en el mes de agosto grabamos un disco con ocho temas.



¿Fue también una banda efímera, por qué?


Se separó en el 2006, yo tuve un Rock and Roll me desaparecí de la escena.


¿Qué fue lo que te hizo regresar a la música?


En el 2007 en el Festival Internacional de Puebla, Roberto Prieto estaba tocando con “Serpiente Elástica”, esa fue la mejor alineación en mi opinión. ¿Por qué lo recuerdo?, porque están en la lona, estaba mal, pensé que ya no iba a volver a tocar.


En el 2009 conozco a Edith Brindis, estaba haciendo un proyecto con David Pedraza, que se iba a llamar el Lamento de las Sirenas, convocaron a varios músicos entre ellos Ramón Alamillo, Carlos Nava, a veces iba Martín Paiz de invitado y yo en el bajo. Se hizo el “Southern Comfort''. Le entré con todo, Roberto Prieto me prestó para comprar un bajo.


¿Llenó tus vacíos existenciales Confort Sureño?


“A finales de noviembre tuvimos nuestra presentación, y ¡me encantó, me fascinó!. En el 2010 con mucha emoción, me surgió la idea de grabar un disco, se los comuniqué y aceptaron, fue hasta el 2012 cuando se pudo, hubo varios cambios”


Tiempo compartido


“En ese mismo año tocaba con el Confort Sureño y con Serpiente Elástica, aunque no grabé el tercer disco, toqué en la presentación de “Viejo Blues”.


¿Cómo se encontraba la banda en el “Primer Encuentro de Blues”?


“Por julio de 2011 en Confort Sureño estaban solo Carlos Nava, Edith, Octavio Paredes y yo. Esta alineación fue la que hizo el disco, pero solo hicimos una presentación en vivo en el “Primer Encuentro de blues en Puebla”, el 21 de agosto abrimos el festival, en la parte musical ya traíamos una propuesta, porque Octavio Paredes es de hacer cambios y arreglos”.


¿El disco cuando salió por fin?


“El disco salió hasta mayo del 2013, por problemas con el estudio de grabación, para esas fechas ya no estaba Octavio, Carlos Nava, entró otro baterista, Roberto Prieto y con algunos más, hicimos una presentación y se acabó el grupo, luego resurgió con otra alineación”.


Con la llegada de la paternidad intentó alejarse pero regreso a las andadas, tocaba con Serpiente Elástica y Perro Viejo, dos grupos con los mismos elementos, ¿Cuándo decides regresar de nueva cuenta a la música?


“En el 2018 me integro nuevamente al Confort Sureño, estaba Armando Rojas en la batería, Adrián Romero en la Guitarra y luego a “Chat de Blues” integrado por Chucho Romero, Nino Haaz, Carlos Nava y Rodolfo Hernández en el bajo, cuando entré se pasó a la guitarra, tocaba en ambos grupos pero me fui desprendiendo del “Confort“ para quedarme con “Chat de Blues”


Como gestor intentó una tocada por los 50 años de Avándaro pero ante el cambio de gobierno municipal inhibió su intento


“Estaba frustrado, entonces Chucho Romero me habló para decirme que la BUAP los estaba convocando para hacer una tocada, pegué de gritos estaba emocionado, me integré “Steps on the roof”, la banda de Victor Illarramendi. Nos gustó como estuvimos ensamblados, ya estábamos tocando blues.


Nuevo año nuevo nombre


“Se nos ocurrió que teníamos que buscar una nueva identidad, y hacer algo nuevo para el 2022, ya con la prisa de la primera tocada que íbamos a tener; el tres de marzo, todo enero y febrero nadie pensó un nombre, nos inspiramos en el rollo de los ‘Hermanos Caradura’ nos gustó”.



Repertorio incluyente


“Una de las cosas que estamos haciendo es tocar blues no muy conocidos porque se han hecho en otras partes, como el “Blues de los cinco pesos” considerado el primer blues con sangre poblana, Víctor grabó un blues con “Código Humano”, se llama “No” incluimos una rola que grabé con el Confort Sureño se llama “Hello Baby”, este año queremos grabar, también me encargo de las redes sociales y la publicidad del grupo”


¿Tú compones canciones verdad?


“Traigo desde los tiempos del Confort Sureño, atorado canciones que no he podido grabar, se hicieron maquetas, hay grabaciones en vivo, quiero rescatarlas. Hay de dos: lo hago convocando músicos para grabar o lo hago con los Caraqdura Blues, creo que es más fácil aquí que convocar a un grupo”.


¿De qué hablan tus letras?


Me remito a una frase de Octavio Paredes: el rock está hecho para hablar de las cosas que están bien, de las cosas bellas del mudo, de las cosas que están mal y del amor, me gusta eso, hay una gran omisión de los artistas, no de todos, a hablar de temas sociales temas trascendentes, el amor es un tema muy recurrente a mi encantan soy muy enamorado.


¿Tienes canciones en inglés, por qué?


Porque puedes expresar una idea más amplia con menos palabras y el español requiere como más artículos más cosas para elaborar estructuras. Por ejemplo Serrat y Cabral tienen letras impresionantes, pero para la métrica del blues las frases tienden a ser más sencillas.


Por último, ¿tienes algún proyecto alterno?


Con Álvaro Delgado el baterista de Tlaxcala y el baterista que fue del “Sindicato de Gatos” Leo Flores, se está haciendo un grupo de música original de rock pop, soy el bajista, las composiciones son del guitarrista y los arreglos de Álvaro, no se ha grabado por cuestiones económicas.