Crazy Blues, el fiel escucha

Idelfonso López/Subterráneos

Puerto Escondido, Oaxaca, 3 de noviembre de 2021. La primera vez que supe de Israel Campos ‘Crazy Blues’ fue a través del cantautor, Carlos Arellano, en una visita que hizo a Puerto Escondido, nos fuimos a la playa Carrizalillo a disfrutar de una charla, la brisa marina y unos moluscos llamados callos de Margarita, que nos compartió el gran Pantera, famoso buzo ya retirado, ahí me dijo lo siguiente:


“Tengo un amigo que viene cada año a los festivales de Blues a Puerto Escondido, siempre me lo encuentro en Agua Azul y me platicó, que son muy buenos”


La curiosidad por conocerlo surgió inmediato, somos muy pocos los nacionales que asistíamos a los festivales de Blues en Puerto Escondido pensé, resultaría muy fácil ubicar al amigo de Arellano, inferí que pertenecía a su generación, me propuse localizarlo sería fácil, quizá en la barra lo encontraría pidiendo una cerveza, su acento lo delataría, eso pensaba en aquel momento, pero vino la pandemia y mi esperanza se acabó .


Solo quedaba el recuerdo que se compartía a través de los grupos de Blues en la redes sociales, donde se publicaban fotos, pequeñas reseñas de personajes que habían asistidos a los gloriosos conciertos en Puerto Escondido, como el de Jakie Lomax, un guitarrista muy ligado a los Beatles, sobre todo a George Harrison y Eric Clapton, fue ahí donde picó el anzuelo, cuando comentó:


Yo estuve ahí, con Brat de Split Coconout, me la pase bien hice muchos amigos los extranjeros me decían Crazy Blues, por una playera que llevaba puesta”


Ahí empezó la amistad pandémica, a distancia nos presentamos, me dijo:

"Mi nombre es Israel Campos, me puedes decir Crazy Blues".


Así iniciamos muchas horas de conversaciones, el gusto por la música afroamericana, historias, personajes, películas, los mitos alrededor del blues, la historia de como vino a parar a Puerto Escondido, la escena del blues en Puebla, la celebración de sus cumpleaños con música de blues en vivo, su empatía por las causas humanitarias, del psicólogo egresado de la Escuela Libre de Psicología.


Su acercamiento con el rock ocurrió el primer día que puso un pie en la secundaria de la Normal del Estado, Juan Crisóstomo Bonilla, después de escuchar la bienvenida del director, tocó el turno a una banda de adolescentes dar la bienvenida con música de rock, todo esto por 1968 y un radio que le prestaba su hermana, sirvieron para que el blues se instalara en su ser.


"un día se coló un Blues, por el radio y me dejó maravillado"


Trató de buscar el blues, pero fue en vano, ya por el 78, casado empezó a trabajar y adquirir discos, recuerda la llegada de la primera tienda de autoservicio:


"El primer supermercado que llegó a Puebla, se llamaba Astor, y tenían un botadero de discos, que valían diez pesos, había discos de Otis Rush, Jhon Mayall, y algunos de grupos ingleses, los compraba pensando que estaba comprando Rock de los 70, mi sorpresa fue que no sabía que estaba escuchando blues.


Por los años 90 hizo un viaje a Houston, Texas, en busca de material discográfico, pero no encontró, pero si se hizo de una buena colección de Country y Gospel, regresó a México algo desilusionado, por no encontrar lo que buscaba, en cambio, Tepito en la Ciudad de México se lo ofreció a manos llenas.


"Ahí conocí al corsario, y me dijo: —Te consigo lo que quieras, discografía completa".

En sus búsquedas de viajero constante un día planeó unas vacaciones Zipolite, que es la Meca de la contracultura, para celebrarse, pero irónicamente la vida lo llevó a un destino de Blues, como el mar y el cielo...Puerto Escondido, el cual nos narra con el desenfado que lo caracteriza como comenzó todo.


"Un día le dije a mi esposa, viene mi cumpleaños y de regalo me voy a ir solo a Zipolite, ¡uta para que!, ¡que se me arma la bronca!.

—¿Cómo, te vas a ir solo?

Pero estaba mi hijo y entró al quite y le dijo:

—Mamá déjalo ir ¿Qué puede pasar?, déjalo que se desahogue tantito.

Concedido el permiso, empiezo a planificar, le platicó a mi hermano y me dijo, que se quería pegar, le dije pégate, el plan era irnos a Zipolite, a la siguiente semana llega mi hermano y me dice:

—Platiqué con los otros hermanos y quieren ir.

-Pues que se peguen, vámonos , y a los ocho días me dice:

— Oye estábamos platicando en un bar donde nos reunimos, oyeron los cuates y también quieren ir.

Eso ya no me gustó, por que son una bola de borrachos esos cuates, mi hermanos también, pero son mis hermanos, ya no les hice caso, me olvidé de los planes, ya no me dijeron nada. Mi cumpleaños es en octubre, pasaron los meses y por junio del año siguiente, escuché que platicaban sus aventuras en Zipolite, ¿Cómo se a fueron Zipolite?

—Es que tú ya no quisiste ir.

-Ay malditos".


Así que en el siguiente año, decide no decir nada, pero el mismo dice:


"—Soy de boca fácil, y que le digo a mi hermano".


Así que visitaron una agencia de viajes, lo cual le pareció muy atractivo los paquetes todo incluido, sobre todo el de Puerto Escondido:


"Estaban tan buenos que me gusta para ir con mi esposa, y me dice:

-Dile y si ella quiere ir, por mi no hay problema".


No fue muy difícil convencer a su compañera de toda la vida, doña Pilar , quien como buena cómplice aceptó y volaron México-Huatulco, donde una camioneta del hotel llegó por ellos.

Casualmente ocho días antes de salir a Puerto Escondido, se encontró a un amigo en la Reunión de la Huertas y le platicó:


"—yo acabo de regresar de Puerto Escondido en Zicatela tocan esa música que te gusta.

—Así que memoricé el nombre de Zicatela".


Ya con este referente, el viaje tenía más razón de ser, que ir a Zipolite, llegando lo primero que hizo fue preguntar por los conciertos y Zicatela, pero la recepcionista era ajena a esos eventos internacionales, otra chica que estaba en un módulo le ofreció ayuda, pero terminó diciéndole que tomara un taxi que lo llevara a cierto café, que ahí si iba encontrar la información completa, así que fue, le dieron una revista guía donde venía toda la información del Festival, esa misma noche del año 2007 empezó su aventura musical , hasta el 2019.


En sus estancias en años anteriores hizo amistad con un conductor radiofónico, que le propuso que escribiera unas crónicas de su viaje al que mismo llamó: “Mochilero de la tercera edad”, la cual leían en el programa radiofónico cada semana.


Pero desde otra trinchera él está activo en la Ciudad que los vio nacer, su ciudad Puebla desde donde nos habla de la escena del blues, donde es testigo y amigo de los que hacen la música.


"El primer grupo que conocí de blues en Puebla fue Serpiente Elástica, los conocí cuando eran el grupo fuerte, en esencia eran David Pedraza y Martín Paíz eran muy amigos los conocí en una tocada después de un congreso en la BUAP, tocaron ahí, me dieron su tarjeta. Me hice amigo de David y Martín Paíz, los he seguido, hay que tomar en cuenta que Serpiente Elástica, conoce muy bien la tradición Blusera, sus composiciones son bastante buenas, tienen un buen fraseo, se oye un blues bastante auténtico cantado en español.


Recuerda los tres festivales de Blues en Puebla organizado por la Dirección General de Difusión Cultural, la Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura de la UAP y Serpiente Elástica, en los años 2011, 2012 y 2013.


"Por otra parte, David es muy hábil en la gestión, organizó los festivales de blues en Puebla, han sido los únicos, también en Tlaxcala hizo el primer encuentro de blues".


Continuado la conversación, nos dice lo siguiente:


"Hasta la fecha Serpiente Elástica, siguen tocando como trío, lo hacen bastante bien, brillan todavía las composiciones del buen Martín, como: la Serpiente Elástica, Dos litros de Whisky, el Blues de la espera, en fin, de hecho ya son tradicionales esas piezas".


"Desgraciadamente hay un descuerdo entre David y Martín, sale este último y forma un dúo con el exbajista de Serpiente, Antonio Larios, se llaman Larios y Paíz, ¡fenomenal!.


Con el tiempo conocí a Antonio Casasola en el Breve Espacio, era muy amigo del dueño, ahí tocaba Cuarto Blanco con Chucho Romero que es el líder, cuando ya estaban los ánimos arriba, Toño se echaba su palomazo, y siempre lo hacía con un blues y tocaba la armónica".


Continúa con sus casi vecinos y amigos los Hikuri, donde ya es considerado parte del Callejón del Blues.


"Mira los Hikuri, son unos hermanos muy creativos, actualmente están dedicados a hacer labor social, tienen un lugar que se llama el Callejón del Blues, que inició con la idea de volverse un café exclusivamente de blues, han tenido la mala fortuna de que está muy a la periferia, lo que inhibe la presencia de público blusero.


Hikuri, tiene la particularidad un componer su propia música, tienen un buen sentido del blues, son estudiosos, tal vez no en la forma que a mí me gustaría, todo el tiempo están escuchando blues nuevo, y donde qué hay una cantidad enorme de novedades.


Conocí a los Hikuri cundo tuvieron una tocada con José Cruz. De las composiciones hay varias que me gustan, pero en especial me gusta, Hermano Che, es un blues folk, muy mexicano y No estás aquí, esa me encanta, cuando la tocan me la dedican, ¿eh?, hemos acabado siendo muy buenos amigos".


Continuando con el recuento de la escena del blues continúa con los Jokers, Ramón Alamilla, Jesús Romero:


"Un día que anunciando un grupo llamado los Jokers y Antonio Casasola, conociendo a Toño me comunico con él, y me da el nombre del lugar donde tocaba. Muy buenos músicos pero no se dedican de tiempo completo al blues, el único de tiempo completo es Toño lo que tocan lo hacen bien, aunque tocan estándares.


Ramón Alamilla conoce a una chica, llamada Edith Brindis, muy entusiasta ella buscaba formar un grupo de blues, es blusera de tiempo completo, formó Confort Sureño, no ha podido mantener sus grupo, pero entre altibajos tiene un disco, con composiciones propias. Una de las cualidades de Edith es que vivió en los Estados Unidos, conoce desde adentro el blues".


Otro es el Chucho Romero, con Cuarto Blanco que son de tradición han tocado muchísimos años. Chucho es muy aficionado al Blues y ha insistido en tener un Jam, y curiosamente tocan mañana y no me lo pierdo, van a tocar en le Callejón del Blues.


Hay otros una chica que se llama Sofía, Sofía Blues Band, pero ella toca música de Nina Galindo, es bluseada, ¿no?, no puedes decir, tengo mi blues band, si nada más tocas Nina Galindo, aunque he tratado de sugerirle que escuche más blues".


Reflexiona y hace un recuento de manera directa a lo hecho en casa y al público asistente.


"Hay grupos excelentes, en Puebla, no se ha viciado, hay quien toca estándares, esto los obliga a seguir, tocando lo clásico, lo hacen excelente, como. Toño Casasola, los Hikuri ya tienen su sabor a Hikuri, con una identidad, y los otros tendrán más sonido blusero, pero son covers, pero fuera de eso no te puedo hablar de más.


"Las tocadas aquí en Puebla de momento llegan a tener 50 o 60 asistentes, son geniales, los Hikuri se han preocupado por traer bandas muy buenas, han intentado hacer un un encuentro de blues en el Callejón, y muchas veces soy el único que llega y si nos va bien 5 o 6 personas, actualmente no existe ningún programa de blues en radio, por otra parte los bluseros poblanos no apoyan a los otros bluseros poblanos, yo voy a muchos y procuro ir a todos los eventos, me doy cuenta que Jokers no va a una tocada de Hikuri y viceversa, Confor Sureño no va a las de Hikuri, se los he reprochado seguido, —ahorita hablé con Antonio Casasola oye va estar tocando Chucho, y dice

-Háblame y veo si puedo ir.

No creo que vaya, no nos hemos comunicado

(Nos reímos a carcajadas)".


Celebrar la vida es una constante con Israel Campos y la mejor manera de hacerlo es con el Blues


"Para mi fortuna tengo un amigo que se llama Ramón Alamillo, tiene una carrera muy fuerte en el rock, yo tengo un hermano con el cual formaron un grupo allá por los 80, tocaban exclusivamente Beatles, se prestaban en el café Colon con otros chicos que llegaron hacer carrera dentro del rock poblano. A través del tiempito perduró la amistar con Ramón Almillo, quien siempre estaba dispuesto a tocar en mis cumpleaños, me decía —yo voy tocar— pues lo jalaba. —Le decía—¿podrás tocar ésta? —, se esforzaba y la ponía, ¿no?. Así fue como en un cumpleaños, le digo:—vamos hacer una tocada en grade, hazte un Jam, pero tócame puro blues, y la sorpresa fue es que me llevo a la Serpiente Elástica, un cumpleaños muy padre en Chignahuapan".


Los hermanos Ortiz no se ha quedado, atrás y el Callejón del Blues ha sido testigo:


"Otros años me han prestado el Callejón del blues los Hikuri, Larios y Paiz ya me han tocado en varios años, por la comodidad que son dos y no hay problema con el equipo, pero un año me dijo Edgar de los Jokers:

—Quiero tocar en tu cumpleaños

No me quiso cobrar, esa vez no tenía lugar, y los hicimos en la cochera de mi hermano, también la pasé muy bien. El último cumpleaños que festeje invité a Larios y Paíz y Confort Sureño. Con la pandemia han sido dos años que no celebro nada".


.Pero este años te celebraron ¿no?


"Ah sí, me invitó antes de mi cumpleaños a comer a su casa Martín, ahí estaba Toño Larios y se pusieron a tocar, fue algo sencillo porque nada más éramos seis invitados, pero cuenta ¿no?, el próximo año quiero planear otro, me gustaría Chignahuapan, me encanta.


Estaría bien que hicieras una invitación, para que la comunidad blusera participe

¿Que te parece?

Lo convocamos, sería muy bueno


Tu pasión por el blues te ha llevado a cumplir tu sueño de cantar ¿Cómo van planes de cantar y grabar?


Muchos años canté en coros, conozco de música, de entonación, ejercicios, etc., y me estaba animando y hablé con el guitarrista de Confort Sureño, y le dije que me ayudar a montar unas piezas, pero por cuestiones laborales del guitarrista, quedó trunco el proyecto. Quiero ver coronado este proyecto, me voy que tener que acercar a Ramón Almillo, que me ayude a montarlas, para echarme mi palomazo, quizá grabarlas ahora que es más fácil, con tanta tecnología.


Crazy Blues es el mejor promotor del blues en Puebla, muy a pesar de los acontecimientos ve con buenos ojos la escena, se tendrá que involucrar de manera más directas en redes sociales para su promoción y buscar su espacio en la radio, por que sino lo hace, nadie lo hará, hoy me quedo con su frase:


"Si te esfuerzas un poquito vas obtener lo que quieres”