top of page

11 de septiembre de 1973, una esperanza rota

El golpe militar dejó heridas no solo a los chilenos, sino a toda una generación, que vio caer la esperanza de un mundo más equitativo

Foto: Partido Comunista en Chile


Ildefonso López / Subterráneos


Puerto Escondido, Oaxaca; 6 de septiembre de 2023. En 1973 se vivía un mundo polarizado por los Estados Unidos y la ex Unión Soviética, la guerra fría estaba en su esplendor, mientras tanto los chicos estadounidenses marchaban a casa ante la derrota de las guerrillas del Vietcong.


Para hablar de ese año, acudí a la casa estudio del viejo lobo de Marx, el historiador Genaro Guevara, quien como estudiante preparatoriano fue protagonista y testigo de esos años 70:


“Después del 68, hay grupos que deciden apostarle a la lucha armada, ya había guerrillas campesinas, pero empiezan a haber guerrillas urbanas de origen universitario, por otro lado, una ala del Partido Comunista, está en la clandestinidad, porque no cree en la apertura democrática echeverrista”


El auge de los Frentes

“Otros movimientos fueron los frentes, el Independiente Del Valle de México, el Frente Popular Independiente, en Veracruz teníamos la Alianza Campesina Obrero Estudiantil, participaban los ferrocarrileros , campesinos del centro de Veracruz, de la Sierra Norte de Puebla y Estudiantes de varias comunidades de Veracruz, había un auge de Comités de Defensa Popular y la izquierda en la República Mexicana.



El sindicalismo independiente

“Es la época del sindicalismo independiente, empieza a surgir el sindicalismo universitario, encabezado muchas veces por sectores de izquierda, sobre todo por el Partido Comunista”.


¿El pueblo unido?

La izquierda se encuentra fragmentada en diversos grupos: maoístas, troskos, leninistas, foquistas todo lo que se te pueda ocurrir, porque vivimos en plena Guerra Fría, la discusión de diversas vías para el socialismo, una armada y otra a través de la vía democrática, a pesar de ser muy débil en ese momento”.


Hoy se sabe por documentos desclasificados que al menos tres expresidentes de México fueron informantes de la Agencia Central de Inteligencia, ¿En 1973 que se sabía?


“Había versiones de que la CIA, había intervenido en el diseño de la masacre del 68, que había agentes encubiertos, así como la presencia de la CIA en todo América Latina, a partir de aquella famosa frase de los gringos: “No permitiremos otra Cuba en América Latina”.


¿Cómo se vivía la cultura en la izquierda?

“Es la emergencia de los Cines Clubs en las universidades, los grupos culturales, los Comités de Lucha, no solo era la lucha social popular, sino también se promovía la literatura, el arte, la poesía, se recuperó el muralismo, recuerdo a Hernández Delgadillo, recorrió el país haciendo murales”.


¿Qué escuchabas?

“La canción de protesta, escuchábamos a Judith Reyes, Amparo Ochoa, José de Molina, Óscar Chaves, Los Folkloristas”.

“También había mucha prensa marginal, se hacía en mimeógrafo muchos folletines de todo tipo, se difundía la poesía revolucionaria; como Bertolt Bretch, poesía así de lucha”.


¿Cuál era la visión que se tenía del rock?

"Había una pugna, entre folclorista y rokeros, en el caso de la Universidad de Jalapa, eran los rockeros y los marxistas, para los marxistas dogmáticos, el rock era un instrumento de penetración del imperialismo, pro gringo… En fin, y los rokeros acusaban a los marxistas de pro sovieticos, pro cubanos, de ser cuadrados”.


“Recuerdo que en Jalapa había uno que otro grupo de rock, había gente que evocaba Woodstok, el festival de Rock y Ruedas, mis amigos tenían discos de Janis Joplin, Doors, Jimy Hendrix, yo no los escuchaba”.


¿Era por tu formación?

Los de izquierda teníamos preferencia por la música Latinoamericana, porque era la Nueva Canción, la canción de contenido social.


¿Era el discurso lo que los identificaba?

“Sí, pero el hecho que fuera contestataria, era una música que criticaba los regímenes militares, al capitalismo, a la fábrica, la Hacienda, los latifundistas y reivindicaba al campesino, al obrero, algunas eran muy panfletarias”.


¿Toda esa efervescencia de La Nueva Canción Latinoamericana tiene que ver con la llegada de Allende al poder en Chile?

“Para mí el gran fenómeno de la asociación de la música latinoamericana con la izquierda es que a la hora del golpe de estado, Ínti Illimani estaba de gira en Europa, y ya no puede regresar, muchos grupos retomaron las canciones que se cantaban en Unidad Popular y se volvieron como emblemáticas de la resistencia, entonces la música quedó asociada, por un lado, y, por otro lado, la manera tan sádica como asesinan a Víctor Jara los militares, se convierte en un mártir de la izquierda”.


Decías que Víctor Jara se convirtió en un mártir de la izquierda ¿Cómo fue esa percepción?”

“Se vuelve un icono de la música de protesta, hacen que esa música se vuelva el símbolo de la izquierda latinoamericana, entonces emergen las peñas en México, en las Facultades de Ciencias Sociales se hace todo un movimiento que trata de imitar esa música”.


“Porque la dictadura aplastó a las peñas en Chile, se hizo campaña para liberar a muchos músicos, entre ellos a Ángel Parra. Recuerdo que con esa música se reivindicaba a los presos políticos y artistas”.


¿Me puedes hablar del origen católico de Victor Jara?

“Si y sobre todo la Teología de Liberación, ahí tienes la Plegaria del Labrador y sus canciones que hablan de libertad, ahí hay una tradición muy fuerte”.


Antes de terminarme el ron de Habana Club, que muy gentilmente me había servido Genaro, le pregunto ¿Qué hicieron cuando se enteraron del golpe militar?


“Nosotros estábamos al tanto a través de documentales en superocho de lo que pasaba con Unidad Popular y el triunfo de Allende, nos sacó mucho de onda porque nos dijo el compañero que habían bombardeado el Palacio de la Moneda, fue tan fuerte el impacto que dos compañeras se pusieron a llorar, de ahí nos fuimos a la Facultad de Humanidades, coordinados por los Comités de Luchas de las prepas y facultades marchamos y bloquemos la calle Juárez que es el centro de Jalapa, donde se hizo un mitin para informar, posteriormente se hicieron los comités de solidaridad con Chile para apoyar a la resistencia”.


“Fue duro, porque se había demostrado que no había una vía pacífica, para llegar al poder y hacer un proyecto socialista, ante esto los compañeros más radicales dijeron: “ya vieron que nunca nos van a dejar por la vía pacífica”. Fue un momento muy duro, mi generación no se recuperó”.



***

Visita nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y TikTok


ความคิดเห็น


bottom of page