Ya no aguantamos tanta corrupción: Artistas colombianos

Hugo Cabrera/Subterráneos


*Un gobierno mal llevado provoca que en Colombia se esté armando una insurrección importante y muchísimos la apoyamos


4 de mayo de 2021. Las llamadas para contactar a los amigos que viven en Colombia y preguntar sobre su estado físico y emocional son recurrentes, esto desde que el presidente Iván Duque promovió una reforma tributaria (ley de solidaridad sostenible) , en la cual se pretendía recaudar más recursos económicos para el estado (6,300 millones de dólares), mediante el cobro de impuestos, esto para afrontar la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia. Resulta lógico, salvo que, los elevados índices de corrupción y que el cobro de impuestos recaigan en el ciudadano común y no en las empresas, detonó la indignación contra el gobierno, una vieja y conocida relación de desconfianza que se tiene entre ciudadanos y gobernantes en Latinoamérica.


“Esto es apenas el comienzo, la cancelación de la reforma tributaria es apenas el detonante de nuestra inconformidad”, dice A, promotor cultural colombiano que reside en Armenia, en la región del Quindío, una ciudad de apenas millón y medio de habitantes, pero en donde se realizaron protestas significativas. “La corrupción está desbordada, los apoyos a cultura son cada vez menos, y los desfalcos que permite el gobierno son billonarios y se realizan en las estructuras del estado y quieren que pague el pueblo. Los estudiantes no son los únicos en las protestas, el país está colapsado y se unen muchos sectores de la sociedad contra la reforma tributaria”.


El productor de video J. E., comenta: “Me toca estar en una segunda protesta, la primera fue hace un año, con un aumento del IVA en alimentos. Ahora se pretende cobrar a los que menos tienen, mientras el gobierno ayuda a la Banca y luego considera un préstamo a una aerolínea colombiana. Ahora el presidente llega con una reforma, partiendo de una declaración del ministro de hacienda que aseguraba que el kilo de huevo se conseguía en 1800 pesos colombianos, y eso ayudó a que la gente estallara. La realidad es que una docena de huevos cuesta entre 6 mil y 10 mil pesos colombianos. Estalló primero un paro con los camioneros, porque la gasolina está muy cara y se pretendía aumentar el precio, con ello cobro de peajes, la gente no aguantó. El paro era de un día, va para 5. Vamos a comenzar a realizar frentes de comunicación, porque se vienen reformas de salud y una pensional. Un gobierno mal llevado provoca que en Colombia se esté armando una insurrección importante y muchísimos la apoyamos”.


“Esto es un asco”, dice el músico PV, también residente de Armenia, Colombia. “La gente está saliendo a marchar pacíficamente. Yo he participado, vamos en bicicleta, con banderas, a veces a pie, a veces tocando y la policía hostiga, y en las noches disparando indiscriminadamente. En Armenia no ha sucedido tan denso como en otras ciudades, pero aún así hay detenciones arbitrarias, y desapariciones”.