Rolas para los desaparecidos: Carcará

Hugo Cabrera/Subterráneos


*No usen la palabra sanación, ni acompañamiento, ni nada de eso, porque no hay. Aquí todo es tristeza: Madres en búsqueda de Coatzacoalcos

Puebla, Puebla; 13 de mayo 2020. “Es pánico, es un ataque de ansiedad, lo platiqué con una dramaturga, Verónica Maldonado, en la mañana, antes de salir. Me dijo que se sentía nerviosa. Al final es lo que el colectivo de Madres en búsqueda de Coatzacoalcos siempre hace, buscar a sus muertos”, cuenta el cantautor Arturo Muñoz “Carcará”, quien acompañó una búsqueda de un menor de 12 años, desaparecido en Veracruz en el año 2020, como parte del “Encuentro de Narrativas y Memorias de la desaparición en México”, convocado por La Colectiva: Técnicas Rudas, en donde también participaron periodistas y otros artistas.

Se trató de una búsqueda asistida y avalada por la Fiscalía. Hay otras búsquedas que son bajo iniciativa de La Colectiva, y duran más horas. “Hay gente armada, de la guardia nacional y otras personas. La búsqueda demanda trabajo y nos invitan a trabajar. Empieza la dinámica al repartir herramientas, caminar. Los autos tienen que estacionarse un kilómetro a la redonda o más, en la caminata iban cantando una de las rolas que se compusieron en el Encuentro, fue emocionante. Uno se emociona en los toquines, cuando la banda canta tus canciones, pero esta parte es otra forma de sentir, que se haga tangible una canción. Ellas cantaron justo antes de ir a excavar, de buscar un cuerpo. "Lo primero que hago es bloquearme, que no agobie la ansiedad. Se trataba de vaciar una especie de hoyo, barranco, lleno de basura, lleno de ramas y árboles. Las señoras con experiencia nos dan la indicación, hay que dejarlo limpio. Otras madres se meten en el pantano, con la varilla que mandan hacer con los herreros, unas en espiral, clavan, sacan, huelen. Ellas tienen desarrollado su olfato para saber si hay un cuerpo en descomposición, son metodologías para buscar. Algunas organizaciones extranjeras les diseñan y mandan talleres, ellas se quedan con lo aprendido, y lo aplican”.


Arturo Muñoz cuenta la experiencia en el foro Karuzo, esta vez debajo del escenario, habla del otro aspecto del artista, del que usa el arte para comunicar, no solo para contar su propia tragedia, del que entiende que hay otros discursos. “Limpiamos el terreno, estaba lleno de ropa, maletas, es impactante. Al final fueron como tres horas de introspección, con temperaturas muy altas en Coatzacoalcos, Veracruz. No se encontró a nadie, y eso porque los peritos, tienen un limite de tiempo. Las madres dicen que cuando lo hacen de forma independiente, buscan todo el día. Ellas dicen que se guían por percepción, de todas esas narrativas me dan ganas de hacer un disco. Al final las canciones que se lograron, fueron son sus palabras, algo de métrica y melodía, pero ahí quedaron, son rolas muy tristes. Los familiares nos dejaron claro, (no usen la palabra sanación, ni acompañamiento, ni nada de eso, porque no hay. Aquí todo es tristeza, no nos pueden acompañar con nuestra tristeza y nuestro dolor, porque si no, acá estuvieran diario todas las personas buscando. Vamos partiendo de esa realidad)”.


Arturo se adentra en la experiencia, visiblemente impactado. “La mayoría de desaparecidos son jóvenes entre 15 y 40 años. Hay personas que desaparecieron el mismo día, la misma noche, durante operativos que realizaba el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, operativos que llamaba: Blindaje Coatzacoalcos. Las madres claramente dicen que a sus familiares se los llevaba la policía. Cambia de gobierno y partido político, pero las plazas las siguen teniendo los policías. Hay mucha documentación al respecto, las madres dependen de informantes anónimos, cuando algún militar, policía o sicario, decide que ya es momento de hablar, y avisar a las familias de los lugares donde cometieron los crímenes. Una de las consignas es: No buscamos culpables”.


Las rolas

"Hay dos rolas que son cartas que me entregaron, una carta Mónica que busca a su hermano, y otra que es la carta que me entrega Vicente, me las dieron ya que me venía a Puebla. Después de haberme invitado a una búsqueda. Generar otras narrativas, concientizar a la banda de que cualquier persona puede tener información valiosa. Las madres siempre están legislando, buscando recursos. Se vieron afectadas por el recorte a los fideicomisos y no han recibido ayuda. Nos enteramos en esos días, que a una madre le dieron los restos de sus hijos en una bolsa de basura, justificando por la contingencia. Lo único que puede modificar estas miserables actitudes, es la sociedad. Lo que he aprendido, es que soy una víctima más.


“La rolas están grabadas en el estudio de Técnicas Rudas, con Gustavo Espíndola, son loops, una instrumentación, guitarras. Ya se presentaron en Vimeo, en la web de Técnicas Rudas y Dewtsche Zusammenarbeit.


Me gustaría hacer un disco, somos old school, nos gusta el fetiche, hacer un disco que puedan cargar los familiares y vender. Me gustaría llegar a tocarlas afuera del Congreso, del zócalo, del Palacio Nacional, musicalizar con banda. Las rolas son:

“Yolopaquilistli”


Si te preguntas por qué caminamos, quienes somos y qué buscamos. Somos padres, madres, hijas, hijos y hermanos, que buscamos a los que amamos.


“La búsqueda”

“Carta para Agustín”

“Canción de Gema”

“Canción para Jhonith”