Fausto Arrellín el anarquista polímata

Ildefonso López/Subterráneos

Entré con el rock, aunque todos los demás rupestres habían tenido sus quereres con el rock

Puerto Escondido, Oaxaca a 29 de junio de 2022. Fausto Arrellín es un personaje de la contracultura mexicana, que se inició en el rito de Avándaro, vivió en una comuna hippie, regresó a la tierra para predicar con sus ideas a través de la música y la palabra.

Su primera banda fue “Chakra” y “Coatlicue” en los años 70, con estos últimos grabaron un disco sencillo y participaron en un álbum triple de rock mexicano en 1981, producto de un concurso que ganaron, ya desde esos tiempos: el discurso de Fausto era provocador.


Hasta finales de los años 70 el rock estaba estigmatizado por algunos intelectuales que veían en los jóvenes un instrumento de colonización, todo lo contrario a la otra vertiente de la música, el ‘Canto Nuevo’ que era bien visto por la izquierda.

Fue a inicios de los años 80 cuando surge una sinergia entre las dos partes para gestar una nueva propuesta, los Rupestres.

¿El personal que lo conformó venía de los hoyos funkies?

El único era Roberto González que venía del rock, los demás rupestres solo “habían tenido sus quereres con el rock, pero no eran tan rockerotes”

Fue 1985 el año internacional de la Juventud, auspiciado por el Consejo Nacional de Recursos para la Atención de la Juventud (CREA) desde años atrás este instituto venia gestionando una serie de actividades culturales alternativas


¿Qué quedó después del 19 de septiembre?

“Nada, volvimos a las tocadas, regresamos a los hoyos; ya no había nada en las instancias gubernamentales”

En esos momentos el canto de las sirenas llegó a tu oído, ¿Cómo fue?

“Un día nos tocó un cuate que nos dijo que tenía que ver con televisa que si queríamos grabar, a mi si me interesaba.



¿Qué fue lo que impidió que se concretara el proyecto?

“Nos retardó mucho, porque teníamos que firmar un contrato de exclusividad, nunca lo firme, pero de todas maneras en las oficinas de Humberto Navarro nos pusieron un estudio y un productor; tocó con nosotros Tony Méndez y el baterista de Kerigma, del grupo solo era Paco y yo, las rolas que grabamos era una de Rodrigo y una mía, y eso porque yo me emperré, esos weyes querían que solo fuera la Rodrigo, grabamos las dos y les gustaron”.

¿Tuvo un costo incluir a músicos ajenos a tu estilo?

“Reformamos el grupo, para que sonara como en la grabación; agarró un sonido más pop, no nos afectaba pero tardó 8 meses y nunca concretamos”.

Por experiencias del pasado para estas empresas eres una mercancía, ya habían logrado cambiar el sonido ¿Había otras exigencias?

“Primero querían que fuera como solista, ya no querían al grupo; éramos un grupo de rock. Aunque éramos tres de todas maneras ya teníamos problemas con el baterista, les acepté otro baterista para la grabación, y luego me pidieron que sonáramos igual que en la grabación, no había ningún problema; conseguimos baterista, lo que nos costó más trabajo fue el tecladista porque en ese tiempo era difícil, es un instrumento muy caro para un grupo de rock. Encontramos a uno para empezar hacer las pruebas”.

¿Qué tan redituable podía ser firmar el contrato?

“Era un contrato de exclusividad por cinco años a cambio de nada, solo podíamos tocar donde ellos dijeran, si se ganaba algo nos tocaba el 20%.”

Al Borde del Precipicio


“Nos cansamos y decidimos hacerlo por nuestra cuenta, sacamos un casete Sin promesas, ni compromisos después lo terminamos con Modesto López él dueño de Pentagrama, yo trabajaba ahí, me dijo que hacía falta para sacar un disco, le dije que dos piezas por que sólo teníamos seis, me dijo; te pongo el estudio y así fue como salió el disco Al borde del precipicio.

¿Los buscaron de televisa, cómo quedaron?

“Después me encontré al productor de Televisa y me preguntó qué había pasado, le dije que ya habíamos sacado el disco. Nos iban a meter a Rock en tu idioma”.

El regreso de los hijos pródigos

“Cuando terminamos ese proceso dejamos ese sonido pop, lo cambiamos y otra vez a cuarteto de rock, entró el baterista que tenía en Coatlicue y un guitarrista que de tendencias hacia el Hard, y con ellos nos fuimos a Los Ángeles, California, al Festival binacional, iba Briseño, Carlos Arellano de rock, Oscar Chávez, Gabino Palomares, Leon Chávez Texeiro y Guillermo Velásquez, ya los conocía por que la gente se sacó de Pentagrama.

“Trabajaba ahí, yo me convertí en jefe de producción, por mi profesión de impresor, empecé con los negativos pero también me encargaba del estudio y como sé de música me encargaba de las maquilas”.

Los proyectos alternos

Regresando de Los Ángeles, el baterista se quedó allá y nos empezamos a desintegrar, ya en la Ciudad de México conectamos a otro baterista y nos lanzamos como cuarteto con el guitarrista Manuel Ladrón de Guevara, las tocadas cada vez eran menos, pero yo tenía otros proyecto el del “Angelito” que es una editorial, ya solo agarrábamos tocadas como diversión, aún que seguía componiendo, pero no con el afán de vivir de eso y si sale chido”.

“Para vivir de la música tienes que hacer demasiadas concesiones. Me gusta hacer lo que quiero”.

Pensamientos anarquistas

Por eso me metí a escribir, me di cuenta que podía hacerlo y como tampoco tenía que corretear a nadie para publicar; todas mis actividades tienen que ver con mi independencia que he ganado, no muy boyante pero sin cortapisas, más estético si, con otra intención, que es la de hacer política; es anarquía.

El verticalizmo, una aportación para la conservación del medio ambiente

“Aprendí lo de las plantas porque atrae a la gente, pero lo que hice realmente es un diseño para los desechos que se generan en la Ciudad, y para atraer a la gente tendría que ser con los frutos”.

“Lo que se puede hacer con los deshechos de la ciudad es generar tierra nueva a partir de los deshechos, en lugar de que se conviertan en basura peligrosa. Se pueden retener y convertir en tierra fértil”.

“Es el proceso que he tratado de comprender mejor y enseñar a partir de hacer crecer plantas y alimentos de una manera muy económica que puede ser sustentable”

Los cursos

“Doy dos clases: una la introducción, que es la semilla, la germinación, distintos tipos de semilla y como se fabrica la tierra, con una duración de dos horas y media y regreso a los quince días para ver los resultados y dudas.

“Voy a instalar un huerto para la autoridad del centro histórico, en la CDMX ahí los cursos van a ser gratuitos a partir del 16 de julio”.

¿Qué libros has publicado?

La basura no existe, originalmente este libro lo hice, hace 15 o 18 años, se iba a llamar Método de sobrevivencia para la Ciudad de México”.

“Nací en el centro de la ciudad y conozco muy bien como es la temperatura, la cantidad de agua que cae, la luminosidad, el manejo de la basura de todo esto hice un estudio. La Ciudad de México es un invernadero natural sobre todo la parte céntrica de lo que era el lago, por eso cae la misma cantidad de agua y hay inundaciones, no ha cambiado, lo único que se hizo es aumentar el piso cuatro metros pero las condiciones siguen siendo las mismas”.

“Por las condiciones climáticas nos sirven para producir, pero también nos sirve para utilizar esos elementos que están llegando a los basureros y si los queman nos envenenarán, de eso se trata el libro”.

También ha escrito crónicas y cuentos urbanos, con una gran influencia de los escritores de la Onda, como José Agustín y Parménides García Saldaña

“Desde chavillo siempre fui admirador de José Agustín, de Parménides García Saldaña leía, esto me impulsó a conocerlos; a José Agustín más, con él si platicaba más seguido, a Parménides solo lo vi un par de veces, pero lo leía más que José Agustín.

“Me atrajo la dinámica, la primera vez que leí Pasto Verde, me sorprendió no sabía que se podía escribir así, leía otras cosas, siempre me gusto la historia y la aventura. Pero cuando conocí particularmente a los que estaban hablando de mi generación y a mi gusto utilizando el lenguaje de la Onda”.

La trilogía

“El primer libro se llama Servir y proteger, el segundo Textos, subtextos, contextos y el tercero es el que estoy promoviendo se llama Los Rollos del Bar Muerto”.

Servir y proteger

“El primero es auto biográfico, el que me ayudó a soltarme, son de “apañones” reales, más o menos la mitad de los apañones que fui víctima, entre los 15 y 40 años por rockero, él apañon de la julia, del Metro y hasta del ejército, sin faltar la DIP. Son cuentos que van narrando el contexto y la acción; como se comportaban los policías y cómo nos comportamos, fueron hechos reales solo agregue algunos elementos literarios”.


Textos, subtextos, contextos

“Tiene también relatos que son anecdóticos; tienen que ver con el desarrollo del ambiente musical y en ese trayecto lo que hago es jugar con las palabras. En este hubo una historia del Tianguis del Chopo a manera de ficción, aunque hay elementos reales, la cronología de cómo van sucediendo las cosas”


Los rollos del Bar Muerto

“El tercero, es mi experiencia con el COVID, en mi ataco directo al cerebro, viví diez días entre alucinaciones y rollos así, son fragmentos de hechos cotidianos, que se fueron enlazando, son como unos documentos encontrados de alguien que está escribiendo cosas, que no tienen conexión, pero al final te das cuenta de que la tienen. Son como cuentos sueltos; lo anecdótico es cuando hablo de mis guitarras, de los rupestres, de cuando nos conectaron con el director del antiguo Auditorio Nacional que estaba interesado en una presentación, de ahí se brinca hacia lo que se ha construido sobre los rupestres, con una gran carga de ironía.

“Lo llevo a niveles como de crítica de arte y después desaparecen en una especie de visón de Lovecraf y luego se va a lo de las guitarras y termino con la experiencia del verticalizmo convertida en relato de ciencia ficción”.

“Es la visión de un rockero desde hace 40 años de ver distintas actividades sociales y aunque nunca es declarativo tiene que ver con su visión particular de las cosas, todo es irónico, nada es bueno, nada es malo. Las cosas pasan y uno está metido en ese desmadre es lo que lo hace divertido, no te esperas lo que va a suceder en la siguiente página”


En el Angelito tu trabajo es de editor, corrector de estilo, diseñador e impresor ¿Cómo has sido tu experiencia con Martré?

Conocí a Gonzalo Martré, él hacía el comic el “Fantomas”, de hecho estoy haciéndole un libro, le hago la mayoría de sus libros, los formo, se los corrijo muy poco y los acomodo en lo que va a ser su impresión, ya hice varios, él tiene un estilo más depurado, el señor tiene 93 años, fue director de la prepa uno, durante 25 años fue maestro de química en la universidad, escribió en cuatro periódicos de circulación nacional como editorialista, tiene muchos recursos, un espíritu satírico muy grande y con una tendencia de izquierda.

A lado de Federico Luna creaste Discos Meztli ¿Cómo surgió este proyecto?

“Cuando salí de Pentagrama, hacía muchas cosas pero ya no me podían pagar más, con lo que había aprendido empecé a conseguir trabajos por fuera, Modesto López me permitía cobrar los trabajos de diseño. La gente me pedía cosas que podían acabar en conflicto de intereses, porque parecía que le estaba haciendo la competencia, así que salí en buenos términos, ahí me dieron una oportunidad como en ninguna parte de aprender todo el proceso de producción y de hacer investigaciones que tienen que ver con lo que ahora hago”.

“A Federico Luna ya lo conocía y me propuso crear una compañía pero nuestras ideas son diferentes, hicimos algunas cosas como dos discos de Carlos Arellano, dos de Nina Galindo, lo demás era pagado por fuera”.

“Mis trabajos eran de otro tipo estaba haciendo más cosas editoriales y de diseño entonces mejor decidí hacer lo propio por eso salió el “Angelito”, esto no nos trajo conflictos seguimos siendo cuates”.

Editorial el Angelito

“Es servicio de diseño, que empezó cuando Modesto López en Pentagrama compró una computadora, me interesó mucho por mi acercamiento a la ciencia ficción y sabía el futuro que iba tener, se arrancaba con un disco de 3 1/2, lo primero que aprendí fue de Basic 4”.

“También que me dedique a la maquila de discos y casetes, trabajé producciones independientes: revistas, libros, hasta la fecha lo sigo haciendo; formato del libro o me encargan libros completos, el “Angelito” da esos servicios”

“Hice mis revistas, Pluma y Compás, Cráneo, fueron muy atractivas, es muy difícil mantener una revista independiente, básicamente hago el servicio por eso llegó Martré conmigo y llegan de editoriales, resulta más barato lo que hago que un despacho.

Las cabezas de cera

“A ellos les financié su primer casetes, esto tiene sus tiempos buenos y malos pero hace diez años si estaba hasta rico, jajaja.

Las innovación en las percusiones; los “hexagonaurios”

Pero siempre estoy haciendo cosas; ahorita me metí hacer los tamborcitos, los hexagonaurios, todo forma parte del nuevo proyecto todo tiene que ver con lo que ocurre a veces; hay fracasos de los cuales aprendo.

Mario Chánez

"Con él he tocado desde hace 25 años, lo conocí en alguna presentación que tuvo con Carlos Arellano y en menos de 15 días ya estaba con nosotros, es una persona de espíritu muy libre, muy acomodado, no tienes problemas; con el bajista conectaron y se volvieron súper amigos. Empezó con nosotros desde el 94 desde entonces cada vez que se reúne “Qual” siempre se le llama, como ya conozco como toca y hemos hecho otras chambas, porque Mario es un músico profesional”.

“Le regale uno de estos módulos los “hexagonaurios”, para que siga experimentando porque la idea es hacerles promoción, para intentar venderlos como un instrumento nuevo y económico, además es muy fácil de mover, cabe en una maleta y le das la utilidad de una batería, lo puedes tocar con la mano o baquetas, con pedal o sin, lo tocas como quieras, Mario maneja distintos ritmos, no tiene ningún problema, es muy talentoso”.

Pastoreando un gallo y Sicalìpticoco Horroroso

Está en Facebook es un programa que hago en solitario, lo tengo que preparar muy bien para que tenga continuidad. El programa está hecho para interactuar con el público llevo casi dos años haciéndolo, todos los miércoles a las 10 de la noche.

También tengo un canal de videos en YouTube se llama, “Sicalíptico Horroroso” ahí están los videos que hago, desde música, entrevista, literatura, verticalizmo, hay como 200 videos, esto lo hago de manera cotidiana; de repente se me ocurre hacer algo lo subo, a veces son trabajos particulares. Hay mucha música mía que no está en discos y se rescató..

Cómo te pueden encontrar

Por Facebook siempre lo atiendo, me funciona como una secretaria que me archiva mensajes o pedidos en el Messenger no se borran, lo que si es que tengo dos cuentas porque una se saturó en las dos estoy como Fausto Arrellín, tengo muchos documentos en PDF que les puedo compartir como el del verticalizmo.