El graffiti llega a la Nación Comcáac

Hugo Cabrera/Subterráneos

El artista urbano Sheick, rinde un homenaje en vida a Panchito Barnett

Hermosillo, Sonora, 14 de julio de 2021. La casa de Úrsula es un punto referente en el poblado de Soccaix en Sonora, territorio del grupo étnico de los Comcáac. Buscar a Panchito para tomar “el sapo” es motivo para ir al pueblo. Úrsula, de origen esloveno, es compañera de Panchito, ambos son un referente dentro de la comunidad. “Tu dime sapo y yo salto” dice Panchito, casi siempre de buen humor; que la medicina sea aplicada por él es un privilegio que pocos tienen. Los viajes con DMT, suelen ser reveladores para quien los experimenta. La estimulación de la glándula pineal a través del consumo de “sapo” suele ser una experiencia que se busca, que se persigue, que se añora. Hasta este lugar llegó Sheick, a rendir un homenaje en vida a un personaje emblemático de la cultura alternativa de México y lo hace con un graffiti, en una de las paredes exteriores de la casa de Panchito y de Úrsula.


Originario del estado de México y reconocido en todo el país por sus obras, Raúl, mejor conocido como Sheick, maneja el aerosol y hace trazos en el mural que tiene elementos significativos, el bufos alvarius de donde se obtiene la medicina, el cielo y la imagen central de Francisco Barnett. “Conocí a Úrsula hace muchos años y ahora la vengo a visitar, a probar la medicina. Al lugar que voy trato de dejar mi huella, y al ver que aquí no había algo igual, al menos con la técnica del graffiti, trato de provocar que mucha gente con nuestras creencias lo venga a ver, la banda, los turistas, artesanos, la misma gente del pueblo. Los pocos que lo van viendo se sorprenden de ver al Pancho en un mural”


“Yo creo que Panchito es una persona casual, acostumbrado a dar ayuda, tanto en la opinión, como en el canto. Ofrece conocimiento, siempre aparece como una persona que ayuda, que se le aprende, que sabe cazar, que es de aquí, del desierto; de ahí la pareja perfecta con Úrsula. Yo he hecho murales en otros lugares, como Acapulco, Oaxaca, Sayulita. Nadie me dijo aquí que pintar, para mi es un homenaje en vida”.


Sheick está en redes sociales, sus obras no tienen su nombre, pero sí su firma y la fecha en que terminó la obra. “Aquí pongo a Panchito, debajo del bufos, se observa la vibración que va a la cabeza y atrás aparece el universo infinito, el desierto, con escenas extraterrestres. Me gustaría que los viajeros se tomaran una foto en el mural y lo compartieran”