Beto Fink, Ilustrador y músico

Ildefonso López/Subterráneos

Fue a todos los hoyos funkies y reclusorios

Puerto Escondido, Oaxaca a 22 de junio de 2022. Alberto O Campo, Beto Fink nació en la ciudad de México en los años 50 lo que le permitió atestiguar el auge del Rock and Roll en el cine, radio, televisión y prensa.


Voltear la mirada a los años 60 es verlo de color rosa, canciones inocentes, bien vestidos, pero tocar Rock and Roll en aquella década no era bien visto socialmente, por primera vez los jóvenes tocaban su propia música, aunque las letras eran inofensivas, el ritmo rompía las buenas costumbres.


En este contexto Beto Fink desarrolló su gusto por el R&R y se integra a una banda Los Siux como cantante y aprovechando sus habilidades como dibujante se encargó de hacer la publicidad del grupo:


“Como teníamos tocadas empecé a hacer carteles a mano con cartulinas, ya empezábamos a tocar “Beatles”, “Rolling Stones”, mucho “Creedence”, nos las pasamos muy divertido”


El arte gráfico


“No sabía de arte gráfico hasta que me metí a estudiar a una escuela de dibujo publicitario, a insistencia de mi papá, cuando me di cuenta ya estaba haciendo publicidad para los grupos picudos”


Trabajó para los grupos que manejaba Armando Molina, en especial para el “Three souls in my mind”, diseñando playeras, botones


“Ningún wey traía botones ni playeras, ya había botones de muchas cosas, pero no de bandas mexicanas”.


Su ocupación en el diseño lo alejó de la música por un tiempo


“No se puede ser diseñador, baterista, papá y mamá, así que hasta que entré a Discos Denver hice un grupo que se llamó “Rock Band”, Alejandro Lora nos jalaba para abrirle a “El Tri”.


Su buena relación con Alejandro Lora venía desde los tiempos de la Pista de hielo en Insurgentes, sus diseños lo llevaron más tarde a elaborar portadas de discos del Three Souls: “Viejas Rolas de Rock” y “Renovación Moral”, ya con “el Tri” hizo la portada del disco “Hecho en México”, en Discos Denver se encargó de intervenir todas las portadas de los discos originales del Three Souls. También se le ocurrió plasmar la imagen del dedo medio que se fue haciendo muy popular y que mutó en una guitarra.


“Denver compró todo lo de Three Souls y me pusieron a chingarle las portadas, a reeditar para de Denver”.


¿Cómo llegas a Discos Denver?


“Alejandro me presento con Octavio Aguilera que era el dueño, me dijo que habían comprado todas las cintas y las iban a reeditar, van a cambiar portadas. Llegaron otros grupos a los que les fui haciendo alguna portada, había casetes entonces había que hacerlos, me llené de trabajo.”


Con el desparpajo que le caracteriza hace el comentario del primer disco del “Haragán”, la portada y la grabación.


“Me dice que no quedó muy bien, pero ni pedo ya quedó. No hubo idea, me dieron al pinche mono, lo retraté y puse un collage de fotos con los músicos que lo acompañaron, no tenía banda, Rodrigo Levario dirigió todo, además le heredó su estilo nopalesco, Octavio Espinosa “El Sopas” los acabo de fortalecer, El Haragán no supo ni qué pasó.


El rock de la cárcel


Tuvo la oportunidad de asistir a muchos conciertos en los reclusorios y ser testigo de la grabación de Three Souls en Santa Marta.


En el reclusorio de Barrientos se grabó el disco doble “Capturados” de la banda Bostik también colaboró en el diseño de la portada y se aventó un palomazo que quedó plasmado en la grabación, lo anuncian como el piloto por el gorro que llevaba puesto.


Parecía que me acaba de bajar del avión o me iba a subir”

Después de Denver, a la cárcel por el placer de tocar


“Me metí a la cárcel con Juan Moro Ávila diez años con la “Asociación delictuosa”, ahí metimos a Charlie Hauptvogel, Mariano Soto, Sergio Mancera pasaron muchos, hasta que me harté, parecía interno ya estaba más en el “bote” que en mi casa. Se grabaron cinco casetes, cincuenta rolas, ahí estuvieron invitados Baby Batiz, Fernando Vahauks, todos los de la banda Iguana; Ángel El cartucho Miranda, Rafael Miranda, Jorge Rosell, todo mundo iba al bote a tocar con Moro, ya se había hecho una bandota, tocábamos en todos los eventos con mucho éxito”.

¿Con qué grupos alternaban?

Todos los que se invitaban querían ir: roqueros, tropicales, norteños ¡Uta madre, todos querían ir!.


¿El Tri llegó a ir?


“Nunca fue, porque nunca lo invito Moro y como traíamos a Mancera y a Mariano nunca hubiera ido”.


A la salida del Reclusorio Norte de Moro Ávila terminó su “estancia artística” y la continuó con otras bandas, elaborando diseños para playeras, entre ellos se hizo muy popular la imagen de María Sabina aunque la foto no es de él


“Fue un golazo que metí en Oaxaca, María Sabina está en todo el mundo, esa imagen la he visto en un mural, gusta donde se ponga, en una cerveza oaxaqueña, me da mucho gusto porque mi mamá es de Oaxaca, ¡soy 50% oaxaqueño!. No había nada de María Sabina, distribuí la foto en el ADO, en el aeropuerto, en Santo Domingo, en puestos de periódicos y en una discoteca de la alameda, lleve mucho póster, luego la playera, foto botón y hasta escribí un folleto porque todo mundo quería saber que pedo con la señora”


“La foto ya estaba y pudo haber sido cualquiera, ahora ya lo hacen en Tepito”.


¿Hiciste comic?


No he tenido a quien trabajarle eso, se necesita un argumentista, alguien que diseñe y a ver si me queda dibujar comic.


Para Beto Fink los buenos tiempos del rock se han ido, ya no hay grupos que llenen un lugar a excepción de “El Tri” con sus aniversarios e invitados o “Café Tacuba” en el Zócalo con un público que es ajeno al rock.


El abrevadero


“Todos los grupos que siguieron después del “Three Souls”, tuvieron que seguir su escuela, y ellos agarraron la escuela Chuck Berry y los Rolling Stones, a Lora le gusta Stonear, alguna vez tocamos con él y la gente no lo dejó bajar, comparado con lo que toca hoy, pues no. Alejandro tocaba cualquier blues de los clásicos y de Chuck Berry tenía todo un disco puesto. Estudiando a Berry llegas a todas partes”.

Se queja de que ya no hay publicidad ahora es por vía electrónica, no utiliza WhatsApp o Facebook, pero aun así no es ajeno a ciertos eventos o noticias, como lo hizo en el homenaje a Charlie Watts donde se aventó un palomazo cantando. Prefiere cantar con sus amigos:


“Hay un papá que toca con sus hijos, siento la música con ellos, ahí caigo como chingón, no tengo que anunciarme, no tengo que cobrar, estoy con mis amigos”


¿Se jubilo?


Sigo haciendo mis diseños para no estar de flojo, porque cualquier foto que ponga de los Stones ya la tengo vendida. Todo lo de los Rolling Stones para mi es cheque al portador.


Sigue la producción


“Ahora que murió Charlie Watts, como chingaos no iba a hacer una playera de ese señor y luego, luego la mía. Entonces he vendido varias después de que ven la mía.


¿Dónde lo pueden contactar?


“Solo en el Chopo con Toño Pantoja, les puedo dejar unas muestras, si quieren de Three Souls, de los Stone tengo unas maravillas. Dejo a veces playeras a consignación con Eloy, el Rolly, también con Chelico”


¿Para los nostálgicos no?


No, para los chamacos que gustan de los Rolling, los chavos que los han visto se fueron de nalgas.


¿Por cierto cómo le fue en Avándaro?


“No fui, gracias a Dios, acababa de ser papá y me traían pendejo mi vieja y mi hija, después de oír a esos weyes tantas veces, dije: que chingados voy a hacer. No me perdí de nada”.


De la lluvia


“Eso hubiera sido lo mejor, pasar una noche como caballo llanero, dándole a la mota, chupando y cotorreandola, la música fue lo peor. Pasado el tiempo se hace el análisis; que pesadilla estar tocando con ese equipo, cada grupo llevó equipo, lo subían y lo bajaban, un caos fue el primero y el último afortunadamente. De lo bueno no hubo muertos, heridos, todo era amor y paz”.


Este es el Beto Fink, si van al Chopo lo pueden encontrar o preguntar por él en la Barda de Krap, lugar de reunión de rockeros de todos los tiempos.