Andrés Correa un constructor de canciones

Hugo Cabrera/Subterráneos

El cantautor colombiano impartió un taller de composición de canciones en el foro Breve Espacio, coordinado por la poblana Esmeralda Guillén

Puebla, Puebla; 11 de junio 2022. “El tema inspirador para hacer canciones sigue siendo el amor”, comenta el cantautor colombiano Andrés Correa, después de impartir un taller de composición de canciones en el foro Breve Espacio, el pasado sábado. Su primer disco Utópico de Cáncer lo grabó en el año 2003 y de ahí le siguieron 8 producciones, hasta llegar a la más reciente, titulada Culpa, que presentó en el 2020 pero apenas editó en físico.


Andrés Correa es reconocido en Colombia por su trayectoria, y busca tener un lugar en México. “Silvio Rodríguez, el gran cantautor, le habla al amor, eventualmente se desliza un discurso político, una visión del mundo, algún guiño estético al cine, a la literatura. Sigo pensando que el gran discurso, y que sigue revolucionario e inexplorado, es el amor. Aun entre canciones horribles que repiten esquemas, de pronto veo que la soledad o la afiliación social, es una nueva forma de protesta y que se quedó una imagen del cantante de izquierda que seguía marchas estudiantiles”.


Sobre la canción en Latinoamérica Andrés dice, “hay una reciente preocupación en los creadores de canciones por entender la décima, el soneto, que concluye en formas de componer. No sabemos si esto nos llevará a otra nueva, nueva, nueva, nueva, canción latinoamericana”.


“Ahora estamos influenciados por música diversa y la presencia disruptiva del reguetón. En Latinoamérica tenemos gran variedad de sonoridades como el acordeón, la marimba. Siento que la globalización ha hecho que la música sea muy similar en muchas regiones. Hay fusiones que suenan a los mismo en donde se toque, la particularidad se ha ido perdiendo. Parece que va quedando como una responsabilidad de los cantautores como nosotros”.

Interesado en la psicología propia, Correa habla de su nuevo disco como una exploración necesaria al sentimiento de culpa. “Es esa emoción que te paraliza, que se carga. También he vuelto al rock pop, un sonido que abrazo y me sigue”.