Amparo Ochoa, una postura política y un documental

Hugo Cabrera/Subterráneos

Puebla, Puebla, 9 de marzo de 2022. “El compromiso de todo artista es con la honestidad y con su gente”. Frase de la fallecida intérprete Amparo Ochoa que resuena durante la exhibición del documental Se me reventó el barzón, obra del productor Modesto López que se presentó en la cinemateca Luis Buñuel en Casa de Cultura de Puebla.


La incursión en el género del documental de parte del productor musical, Modesto López, creador de Discos Pentagrama, es motivada por la necesidad de reconocer a artistas que existieron en México, durante un periodo de dictadura mediática que se agudizó después del concierto de Avándaro en 1971 y transcurrió hasta 1994 con el movimiento zapatista y la firma del Tratado de Libre Comercio.


Fueron cuatro años de trabajo de Modesto López, recopilando imágenes y testimonios de diversas personas que tuvieron que ver en la vida de Amparo Ochoa. “Hubo imágenes que costaron trabajo conseguir, como la de Luna Park, un conocido foro en Argentina, en donde Amparo tenía mucha influencia. Recorrió diferentes países llevando las canciones con un sentido social. Ella siempre tenía esa necesidad de hablar de México”.

En el documental Se me reventó el barzón, aparecen testimonios de personas como Mercedes Sosa, Ramón Sánchez, Anthar López, Negro Ojeda, Teresa Parodi, Susana Vidal, Pepe Ávila, Gabino Palomares, Óscar Chávez, Enrique Hernández, que van mostrando la ideología de la intérprete, que lo mismo identificaba la lucha social en Nicaragua, El Salvador ó México.


Modesto López y la política cultural


“Lamentablemente la cultura de este país y de muchos países, se maneja mucho por el gusto de quien está al frente de un aparato cultural. No hay una política cultural que diga 'esto es lo que queremos y esto es lo que vamos a continuar'. Cambia el gobierno que esté y cambia todo. No existe política cultural en México, en Argentina, no existe en ningún lado. Acá existe el caudillismo, el gusto personal de quien esté al frente de las instituciones culturales y es algo con lo que se debe acabar y eso fue la lucha que tuvieron muchos compañeros y compañeras como Amparo Ochoa, por eso se organizaron en el Comité Mexicano de la Nueva Canción en los años 80, por eso trataron de hacer Peñas, encontrar formas y espacios independientes. Sin negar lo otro (instituciones), porque el gobierno no nos da ninguna dádiva, porque el dinero es del pueblo, no le pertenece al gobierno, es para aportar a la cultura o educación, jamás se respeta la proporción adecuada de asignación de recursos a la cultura, según las recomendaciones de organismos internacionales. Creo que la gente del movimiento, de esos años, fue consciente, lo que propició también el surgimiento de disqueras independientes”.


“El acervo de Discos Pentagrama se va mantener a capa y espada, vamos a seguir trabajando. Después de que me vaya, va a seguir mi hija y otros compañeros trabajando. Le apostamos a una memoria histórica de lo que es la música y la poesía grabada. A mis 77 años trabajar otro documental es difícil, pero colaboro con mi hija que hace un documental interesante sobre los niños combatientes de Nicaragua, de los cuales yo saqué un disco llamado De los niños de Nicaragua al mundo, eran niños combatientes que yo conocí cuando tenían de 9 a 12 años. Mi hija Valentina escuchó ese disco y años después los fue a buscar a Nicaragua. Habían pasado 40 años y los encontró. Lo interesante es que los cuatro no se habían vuelto a ver desde que yo les hice la entrevista. Valentina los localizó y juntó y filmó, está haciendo la historia y me llevó a verlos”. Comentó Modesto López al final de la proyección, en breve entrevista.


El documental Se me reventó el barzón, se estará proyectando 10 y 12 de marzo a las 19:30 horas y 11 de marzo 17 horas, en la cinemateca Luis Buñuel (5 Oriente 5 Centro, Puebla) con entrada libre.