top of page

Ajá y después del 420. ¿Qué?

Pasa otro 20 de abril en el que se visibiliza la comunidad usuaria del Cannabis y en la que no hay un avance legislativo para garantizar los derechos cannabicos.



Ver Juárez Charros / Subterráneos


Puebla, Puebla; 26 de febrero de 2023. Entre vitoreos y humos se cumple otro 420 (código de la comunidad cannábica) momento donde es visible todo lo relacionado con la Cannabis, cuando vemos notas mediáticas en que se "da espacio a la Cannabis". Cómo algunos dicen, el 420/ 20 de abril es la navidad de los marihuanos, y ese día uno pensaría que ese día habría un entendimiento con la sociedad ajena al tema. La realidad es que hay un doble discurso y una doble moral que notamos en repetidas veces cuando hablamos de la Cannabis.


Aunque mediáticamente se vio a la Cannabis, ese mismo día hubo intimidación, hostigamiento del evento llamado Festival 420 (que es ya recurrente según la comunidad alternativa). Y en vísperas del evento, la euforia de celebrar el día con música y piscina, pero fueron contrastadas con la seca realidad, pues el evento fue clausurado en las dos locaciones donde pretendían realizar el evento. Al día siguiente, a través de sus redes sociales, el Festival anunció que pospondrá el evento y que señalan la criminalización y señalamientos que le ocurren a la comunidad cannabica únicamente por ser eso, Cannabis.


Por otro lado, el Colectivo Toque Poblano, sacó un comunicado en que menciona que el proyecto llamado Weedcinema cierra sus puertas. Entre líneas, se infiere que hubo intimidación y hostigamiento hacia el Santos Remedios por albergar al proyecto. Y aunque hubo alianza que les permitieron consolidar el proyecto, hay relaciones de poder que impiden una tranquila convivencia para traer a la normalidad estas dinámicas reales.


Y es que joder, porque no simplemente despegamos el derecho de la moral, porque no es mentira que en la República-Estado se muestre, se haga, se publicite con marketing político, una imagen de una gobernanza, cuando la incidencia en cuestiones normativas y regulatorias no existe, no se hace, están en el limbo, en el riesgo de ser intimidado, hostigado o relegado como ciudadanía de segunda clase. Esto mientras la burguesía/industria extranjera está abriendo pasos gigantes en el mercado.





¿Qué sigue? Pues bajar del rush y topar con que hay una realidad. En que le incomodamos a las personas, en que las alianzas se pueden ver coaccionadas por el hostigamiento hacia las y los aliados de la causa. En que hay una indiferencia por parte de todos los niveles de gobernanza en México por regular una planta. Una planta que existe en esta tierra más tiempo que nosotrxs cómo civilización-gobierno. Y que el eje político que nos atraviesa como personas usuarias de la planta, nos retumbe para decir ya basta, no más; tomar los espacios para organizarnos y procurar un buen vivir. Es momento que como Comunidad 420, tomemos actos políticos más contundentes. “Si no nos van a oír, nos van a ver; si no nos quiere ver, nos van a oler."





***

Visita nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y TikTok


Comentarios


bottom of page