De mojadas

De mojadas

Chispillatronik

 

Cuando era niña mi madre nos llevó a Texas de “mojadas”, patrocinadas por una tía abuela. La señora Amparito pagó al pollero, vaya usted a saber cuánto dinero, para cruzar el charco. El tema ha quedado oscurecido por alguna nube familiar y a últimas lo que tengo en mi recuerdo es un rompecabezas. Yo tenía apenas cinco años y en mi memoria se forman imágenes fragmentadas de las que hasta hace no mucho fui consciente. Recuerdo que mi madre nos dijo que iríamos de viaje a otro lugar donde nos la pasaríamos muy bien: Estados Unidos.

Pero ¿cómo fue el proceso? Mis hermanas, mi madre y mi padre tenían pasaporte, una linda foto familiar en la cartilla en donde yo no figuraba (vaya usted a saber por qué, aunque siempre se me dijo que era recogida de la calle… o el basurero), y que por cierto estaba vencido. Es muy probable que el pasaporte no estuviera listo para las fechas en que cuadrarían mi tía abuela y mi madre el viaje y por esto decidieran realizar dicha travesía.

Amparito era una mujer mayor que había emigrado al gringo hace ya varios años. Ahí había encontrado al amor de su vida con quien se casó y obtuvo la nacionalidad. A quién recuerdo le lloraba amargamente porque murió de un paro cardiaco en la calle, y ella no pudo hacer nada más por él. Recuerdo la escena que nos describía mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas, ella pidiendo auxilio en la calle mientras él yacía tirado en la acera. Ella abrazándolo como queriendo arrebatárselo a la tierra en la que lo enterrarían.

Un viaje, que en mi concepción de niña fue eterno. Viajamos de Puebla a Ciudad de México y de ahí tomamos otro autobús que nos llevó por parte de Veracruz y luego a Matamoros. En aquel tiempo tenía la costumbre de hablar y hablar, me inventaba historias y tonterías para hacer la charla a la gente, de ahí que me dijeran “Periquito” (¡y siempre en masculino!). Por esto, mi madre me mandaba con el chofer a “hacerle la plática” para que no se durmiera cuando la noche había caído en carretera. Aquella secuencia inicial de la película Lost Highway en la carretera, ya me resultaba familiar, claro a velocidad menos vertiginosa. Como recompensa, el chofer permitía que mis hermanas y yo durmiéramos en el camarote. Recuerdo que fue un viaje eterno y claustrofóbico, con paradas restringidas para bajar al baño y para comer alguna cosa.

Estuvimos como un día o dos en Matamoros, seguramente en lo que se hacían las gestiones necesarias para aclarar la manera en que cruzaríamos la frontera. Recuerdo que estuvimos en la oficina de migración y que los policías eran hombres altísimos, rubios y alguno negro muy alto. En mi vida había visto hombres de este tipo: tan rubio o tan negro, pero ante todo, taaaan altos. Mi madre y la tía Amparito le decían algo al policía que movía la cabeza de manera negativa. Y eso, nos fuimos con un no por delante. Supongo que eran otros tiempos y otras políticas, pues la inocencia de mi madre y tía por convencer a esta gente de permitirnos cruzar la frontera por la puerta legal se mostraba como posible en sus imaginarios.

Al día siguiente nos despedimos de una señora muy amable que nos alojó en su casa, que nos dio de comer y que nos permitía estar cerca del ventilador, el calor se elevaba más allá de lo que hasta entonces había conocido. Amparito se despidió amorosamente de nostras, vimos como cruzó la puerta para pasar ese puente de manera peatonal. Y después nos encontramos con un hombre que tendría unos 30 y algo de edad, era de piel blanca y cabello oscuro, era de complexión corpulenta. ¿Este quién es? Yo me preguntaba.

Comimos unos sándwiches [¡que elaborada corrección del Word!] al lado del río Bravo mientras esperábamos que cayera la tarde y luego la noche. De manera borrosa pero recuerdo que había más gente por ahí, paseando, comiendo algo. Cuando estaba oscuro, apenas se veía por dónde íbamos debido a las luces que había al lado del río, el hombre dijo que era hora de cruzar. Yo seguía sin entender nada. Así que fui la primera a quien llevará del otro lado del río. Me llevaba de la mano, igual seguía sin entender por qué, y ya que estábamos ahí, por qué no nos quedábamos a darnos un remojón. A fin de cuentas el río no me llegaba más arriba del pecho. O al menos eso recuerdo. Me dejó en la orilla y fue por mis hermanas y mi madre que venía detrás de ellos. Me imagino que mi madre debía estar demasiado nerviosa, cuando vio que yo venía de regreso a su encuentro pegó un grito de aquellos, de los que sólo las madres angustiadas y con voz aguda pueden dar. Apresuraron el paso y el hombre me dijo- ¡Mija regrésate!, ¡regrésate! Ante tal insistencia no pude más que quedarme sentadita donde estaba, esperando que cruzaran. Claro, yo pensaba que era un paseo como cualquier otro, en realidad no recuerdo que lleváramos equipaje, y como nos habían dicho que íbamos de viaje y a Estados Unidos, pensé que por fin nos llevarían a Disney

Caminamos por entre las yerbas, no tengo clara la concepción del tiempo. Pero me parece que al final Bronwsville no es muy retirado de Matamoros. Debieron ser un par de horas. Por alguna zona descapada y entre yerbas se vieron luces de las patrullas, el hombre dijo: -¡Échense sobre la tierra!, y no se muevan… calladitas… Así nos quedamos por un rato, hasta que las luces y las cosas tan extrañas que decían los policías fronterizos se fueron alejando, hasta no oírse más. El corazón me palpitaba tan fuerte. Aunque no sabía de lo que se trataba o que hacíamos ahí tiradas, entendía que esta vez debía quedarme quietecita quietecita, esto se sentía con una importancia y gravedad como nunca antes. Pasó el susto y continuamos caminando hasta llegar a la ciudad, entrar por cualquier calle. El hombre dijo: -Niña dame la mano, pretendamos que somos familia. ¡Eyyyyyyyyy! No le tomes la mano a mi mamá, aunque no esté mi padre… ¡yo cuido por sus intereses! Acto seguido tomó mi mano… yo me puse roja, pero no hubo tiempo para desplegar el berrinche. En mi cabeza pensaba, este señor se quiere robar a mi madre. Todo me parecía muy sospechoso. Elaboré variadas tesis complejas sobre lo que sucedía, si mi madre se habría cansado de nosotras, si mi madre tenía un cariño por este señor, este señor ¿de dónde salió?, ¿por qué no le había visto antes? Mis elucubraciones continuaban como una diarrea hasta que llegamos frente a la casa de Amparito que nos recibió con tanto gusto.

-¡Llegaron bien! ¡Bendita sea la virgen santísima! Acto seguido el hombre se fue antes de que nadie lo notara. Al final ya le había tomado cariño…

Pero ¿qué fue esto? ¿Por qué hicimos esta hazaña? ¿En qué estaba pensando mi madre? ¿Teníamos necesidad económica? ¿Tendrían problemas amorosos mis padres? ¿Qué pensaba mi madre al arriesgarse con esta travesía? Tengo muchas preguntas que con el tiempo y en familia podrán ser respondidas.

Es justo decir que las políticas de migración hace muchos años, en la década de los 80, no eran ni la sombra de lo que se ha convertido la frontera México- Estados Unidos. ¿Eran tiempos más inocentes? Como mi amiga decía el otro día, en los 80 no existía el TLC, por lo que mi verdadero paraíso en el gringo fue toda clase de comida chatarra que hizo felices mis días por allá. Amparito vendía dulces y refrescos, chicles y chocolates. Los niños llegaban a su puerta gritando: – Amparitooooooooooooooooooooooo… Ella salía y les vendía lo que necesitaran. Incluso a las madres les vendía ¡el auténtico mole poblano congelado! Amparito tenía una casita de madera pequeña pero confortable, con uno de esos áticos gringos, de aquella escalera que se descuelga del techo para subir, ay que fantasía. Tenía una huerta donde sembraba sus verduras y sus yerbas aromáticas; al lado tenía sus animalitos, básicamente gallinas y aves. Pero lo más lindo eran los rosales de colores psicodélicos que cada día ofrecía una variedad diferente de rosas.

Amparito y mi madre se iban a trabajar, a hacer limpieza a alguna casa. Mi madre siempre ha sido muy apañada, y en este caso no fue la excepción. Yo recuerdo que nos hizo muy felices que nos regalaran ropa, si bien era usada parecía nuevecita, al menos tendría una lavada. Eso no me importó y rápidamente me agencie algunos vestidos. En nuestros conceptos ochenteros era un gusto tener algo gringo, aun existía aquella mística aura de los productos “hecho en” que la apertura de mercados se llevó con la globalización.

Quizá estuvimos una semana por ahí, no sé cuánto tiempo pero mucho no fue. Tengo una charla pendiente de mujer a mujer con mi madre para saber y entender de qué se trató este viaje, hasta ahora solo tengo esta colección de imágenes y recuerdos que pongo a su disposición.

1 comment on this postSubmit yours
  1. En realidad entre a la página de subterráneos.com por que el idiota de mi clase de estética del arte me dejo hacer un ensayo y no sé qué decir, pensé hacerlo sobre puebla y su escena pop/rockstar barrial, sobre SICOM y el gordo que sale en la tele creyéndose col, justo como tú, y si, ese tipo mal viaja, está loco, en verdad me da miedo, y hace sentirme infeliz, lo más seguro es que le gusten los gatos y los tatuajes, me refiero a el tipo que da clases en mi escuela , es un enfermo, el gordo me divierte porque es muy gordo y habla como si quisiera ser tu amigo, pero en realidad es un payaso engreído, justo como tú comprenderás, pero me divierte.

    Y encontré que tienes un blog aquí, y lo tuve que leer para ver qué clase de loca escritora eres, ¿tú de mojada? no te conozco, pero me parece que tú siempre has sido rica, niña rica, como la novela, que en realidad nunca la vi. pero eso es lo que pareces , te ves como el estereotipo del estereotipo, el estereotipo de hip-paste intelectualoide , culturosa , a primera vista te vez atractiva , por no decir que al parecer tienes un buen culo y una rica papaya para no sonar vulgar, aunque la cara de viejita deja mucho que desear , bueno es que estoy ardido por que una vez que me tope contigo en persona te portaste muy engreída y no me compartiste de tu toque , enserio ni el papa Benedicto 3.1416 se porta así, por cierto me estoy imaginando tu cara de placer sexual en estos momentos, no se por qué, siempre lo hago con todas las chicas que veo, saludos, pero no , no, a lo mejor tu eres elitista y solo follas con europanes o cosas por el estilo , no se puede esperar nada bueno de alguien que ama a los gatos, los gatos son gays , como puedes amar a un gato, son tan feos, flojos , pretenciosos , pedantes e inútiles y todo lo quieren solucionar con una mirada de: yo soy bien lindo, o restregándote el trasero.

    Paréntesis cultural:
    Definición en la real academia de mi diccionario personal de la palabra GAY:
    Prángana, con ausencia de cualidades (no confundir con homosexual)

    Fin del paréntesis.
    Bueno, yo no amaría a alguien así, solo si se tratara de una mujer hermosa dejaría que me restregara el trasero un par de veces, pero tal vez no la quiera tanto, porque en realidad es como un gato, cuando tienen comezón se restriegan el trasero con lo primero que ven, hasta con los sillones y las patas de las mesas. Y las gatas adultas maman leche de la madre vieja, se ve bastante grotesco o lindo, no sé como podría llamarle a eso, la verdad no me importa demasiado, pero una vez lo vi y me pareció súper bastante escalofriante.

    Bueno, para ahorrar tiempo y maximizar el espacio tendré que escribir esto en mi ensayo por que el loco ese, dejo escribir 6 cuartillas, como si tuviera el tiempo para eso, tengo un montón de tarea, ensayar, ir a comprar un amplificador y mi proyecto de … ah ¡ en fin , me estoy divirtiendo, creo, aunque no se qué calificación sacaré, si califica basándose en sus parámetros enfermos y concepciones acerca de lo que es un ensayo , además que lo estoy escribiendo para ti, chispilla aunque no lo leas, ni siquiera te conozco. Además no se para que fines enfermos se utilizará esto, si para analizarlo de manera psicótica y obsesiva o se leerá como lo escribí, como la definición de ensayo que encontré en la web.

    Y bueno en puebla, ¿Que hay en puebla de arte ? para empezar ni siquiera tengo idea de que sea arte para ti , depende de cada persona , el arte , las iglesias son arte, y todo lo que sucede ahí , bastante pintoresco, no se para ti, dejando de lado el hecho de que la iglesia haya sido la portadora del poder político y económico en siglos pasados, dejando a un lado el teísmo, y el ateísmo misántropo, a lo mejor para ti es mas artístico un travesti bailarín cantante, en todo caso, yo no tendría ninguna objeción pero tampoco alguna erección.

    Hablar de arte en la ciudad de puebla:
    Aparte de las iglesias y su historia preservada en museos, y sus tradiciones que en mucho tienen que ver con la cristiandad , también hay expresiones artísticas que se están produciendo en la ciudad, ocupo la palabra producir ya que anteriormente el arte , refiriéndome a la religión católica , era realizado conforme a cánones estéticos específicos y con fines de culto religioso, lo cual, tal como el travesti-cantante-bailarín no se me hace algo objetable , lo perverso eran y son los tipos que disfrazados de guías espirituales o su equivalente que se aprovechan de eso al puro estilo Maquiavelo para solamente satisfacer sus propias necesidades, sin importarles lastimar a alguien mas, siendo que el propósito de un guía espiritual no es ganar dinero, si no orientar a el ciudadano común para obtener una vida más placentera. Que es lo que de alguna manera pienso yo.

    Pues hoy en día el arte se produce como si fueran bolsas de Sobritas, hay de todos los sabores pero creo están hechas de la misma harina bueno, unas de harina de maíz, otras de harina de trigo casi todas, menos las Sobritas, esas si son papas, según, pero parecen cartón, y los Sabrosones que causan inflamación abdominal y gases. La coca cola causa diabetes, en fin, todo hace daño hoy en día.

    Cosas que me parecen artísticas en puebla:

    Una vez fui al no sé si ya extinto “Pulque para dos”, no sé qué banda tocaría, una de esos niños rockstars, que quieren llamar la atención de las adolecentes para bollárselas, en su fantasía gay . Fui por que me quede de ver con una chica, pero ella estaba hablando con otro tipo y mientras hablaba con él le brillaban los ojos, así que decidí irme de ahí, fue decepcionante, en verdad es que no soy un adonis, pero tampoco estoy tan mal, bueno, solo un poco, camine en línea recta hasta llegar cerca de las pirámides y me encontré con un tipo bastante raro que me pidió un cigarro, y me puse a beber cerveza con él, en su debralle y locura me dijo que le gustaba ver a la gente sufrir, y sentía placer al ver su sufrimiento ( perdón por la rebuznancia ) , me dio un poco de miedo, después llegue a un café donde estaban tocando jazz, el mejor que he escuchado en puebla en mucho tiempo, solo era una guitarra y un batera, la que atendía en la barra me regaló un cigarro, no sé que significó eso. Y yo no estaba tan ebrio como acostumbraba en aquellos tiempos, el jazz que tocaban esos dos tipos me parecía salvaje, fenomenal, extraordinario, había poca gente tal vez un par de parejitas, el vagabundo, los músicos, las meseras y yo, observando y escuchando a la guitarra y a la batería, los dos músicos haciendo cosas que no he vuelto a ver desde ese día (y eso que estudio música y mis profesores son excepcionales). después de eso, camine directo a un “rave” o esas “fiestas” donde tocan música electrónica o más bien ponen música que otros ya han hecho en uno como estéreo al que llaman mezcladora , como si fuera un instrumento de albañilería, y la gente baila , a el tipo que pone los discos le llaman Dj, bueno, algún merito ha de tener ser Dj , pero lo desconozco parcialmente, en general creo que debe ser alguien que tenga conocimiento sobre las piezas musicales que existen y que sepa qué tipo de cosas poner en el momento adecuado para que la gente entre en ambiente, supongo, no lo sé, en verdad, en el trayecto junto con el vagabundo me encontré a otro tipo, un joven de apariencia deportista , dijo que había llegado caminando desde Atlixco, para la fiesta, en realidad ninguno de los tres tenía dinero , aparentemente, hasta que el vagabundo empezó a sacar cadenas de oro y de plata, o eso parecía y trataba de vendérselas a los transeúntes, fue cuando me asusté y le dije a él “atleta” que no conocía a el traficante de cadenas y posiblemente de órganos , que solo me lo había encontrado en la calle, el también se asusto un poco, y me dijo, vámonos, y corrimos bastante rápido, en fin creo que tal vez las habrá robado de su casa o algo así, no lo sé, el final de la historia no es convencional, pero como es un ensayo de 6 cuartillas, algo poco práctico y demasiado rebuscado y no está por demás decirlo, ¡enfermo! Para este ensayo tendré que contártelo:

    Como no teníamos dinero para entrar a la fiesta nos quedamos a escuchar la música desde afuera. Compartiendo una cerveza por supuesto, la música era un poco aburrida y fresa, como tú comprenderás, no era el psy trance al que mis amigos Dj me tenían tan acostumbrado. Había un campo de cultivos donde había estiércol, yo no vi por donde caminaba pues era de noche y termine sumergido, casi todas las piernas, cuando termino la fiesta como a las 6 de la mañana, (por supuesto que fue interrumpida por la policía, lamentablemente eso debería de pasar con otro tipo de música que si afecta a el sistema nervioso central o la que afecta a el corazón, hablando metafóricamente). Pasaron sus amigos por él. Y como era de esperarse no me quiso llevar, así que tuve irme en microbús, lo bueno que todavía estaba un poco oscuro y no se veía mi pantalón, no sé si los microbusitos me hubieran negado el servicio de haber tenido ese conocimiento, y me tuve que ir desde Cholula hasta mi casa en Puebla paseándome por la ciudad con los pantalones llenos de estiércol.

    Más sobre revén o raves o como se diga :
    Mis amigos pachecos, que pachecos son, no sé si son mis amigos, no sé si eran mis amigos o solo unos pachecos amistosos, todos son Dj, pero no han estudiado música o producción musical, solo es un hobbie y en su tiempo de juventud les fue muy bien, muchas chicas, dinero, no sé qué es lo que hacen actualmente, pero ya no se dedican a eso. Solo uno de ellos es digamos dedicado y tiene mucho talento, no sé ,en realidad le iría mejor si estudiara profesionalmente el oficio , una opinión bastante personal y reservada, lo malo es que en la secundaria me gustaba una compañera, el problema es que yo no le gustaba a ella, 3 años después ese tipo termino siendo su “amante”, pero él no sabía que ella me gustaba, ni siquiera sabía que conocía a su novia, o no sé, pero me contaba sus cosas sexuales, que no sé hasta qué punto sean ciertas. en si esa época psy-trancera ,que estaba llena de un tinte drogadictillo juvenil , “live hard, die young” , donde pasarla bien era el punto clave aunque suene a cliché de película gringa de drogadictos, y pasarla bien era alterar el cerebro con sustancias que NOS producían endorfina , escuchar música psy-trance, estéticamente no se cómo clasificar eso, ni siquiera es la música , es la situación, estar sentado a 1 metro de una niña de 15 años totalmente drogada, a mis 18 , niña cuyos padres son de la onda hippie o por lo menos se acercan bastante a la definición de uno , y le permitían mas cosas que las que una persona gatofilica le puede permitir a su gato, escuchando Infected Mushroom , específicamente los primeros discos, una niña que fue tu primer novia por una semana , hace 3 años ,cuando dejaste la ciudad, hermana de tu ex mejor amigo de la prepa , que es Dj y tamborito callejero , y que el ahora le esta agarrando las nalgas a la chica que te gustaba en secundaria. hace tres años escuchabas a Bob mar ley, Manu Chao, Slipknot, System of a Down, Orgy, Nine Inch Nails, Garbage, Fatboy Slim, Smashing Pumpkins, ahora estas escuchando a Infected Mushroom, Skazi, Gms y no se que otros grupos mas con nombres raros en una fiesta ,en una casa del Infonavit, y no es tanto la estética musical por sí misma, es la situación. Ese día pensé decirle a la brujita cósmica, ¡deja de hacer eso! , si no lo quieres dejar, entonces yo lo haré igual que tu, y así estaremos juntos. y creo que no fui el único que hizo y pensó esa estupidez, si, era divertido lo reconozco, pero el problema es que con el tiempo llegó a ser bastante enfermo, en realidad ya ni sé que pensar, ha pasado tanto tiempo.

    Que carajos, esto parece una autobiografía o algo así , es que son 6 cuartillas y no creo llenarlas, la verdad no voy a llenarlas todas , lo siento, el tipo ese es psicoanalista y se siente muy loco, no vaya a creer que necesito terapia y dejarme más loco de lo que ya estoy , es solo para llenar las 6 cuartillas. Además no soy ensayista es mas ni siquiera me gusta leer, ni me gusta discutir, ni nada, y se nota. Lo siento pero la filosofía la psicología y todas esas cosas me enferman, me hacen sentir enfermo, como que hasta cierto punto podría ser algo benéfico en pequeñas dosis, como la sal, pero en grandes dosis enferman y el síntoma es que se tiene la sensación de que las cosas carecen de sentido y un montón de cosas bastante gay, que no forzosamente son verdad, solo porque un tipo con lentes obsesionado con la conducta humana, y un titulo en la universidad de Saint Fucker´s Jhonn, el herpes de Nieztche o Juan Osorio lo dice. O quien sea. No les da derecho a nada sobre mí.
    Hablando de Juan Osorio creo que voy a ver la película de “Mi verdad” solo por chisme, este ensayo se parece a ese programa donde decían un chisme tras otro, sin llegar a nada en específico, y es muy padre. Bueno ya la estoy viendo y está bien marrana.
    El concepto de Juan Osorio sobre si mismo está un poco raro. Según el, se parece a Raúl Araiza están igual de gachos pero Juan Osorio no tiene precedentes. Deberían de poner a Guacho Domínguez y hasta eso ya estaríamos exagerando, Guacho es guapísimo comparado con tal. Cabe hacer el señalamiento.
    Noooo, qué onda con la película, ósea que sacó a Niurka de un burdel o que onda, y a Gloria Trevi la sacaron de un orfanato santanista, que enfermo ¡
    Noooo, que ridícula esta la película, yo me quedo corto y apenas he visto 12 minutos de la película.
    ¿Cual amor?, si Juan Osorio solo se quería atascar a Niurka , amor el de Don Quijote por Dulcinea, o el de la reina de corazones por mandar a que le corten la cabeza a alguien.
    Nooooo. “Niurka” viendo porno y chupándose los dedos, que grotesco.
    Noooooooooo , qué onda con esa película, ahora ya es porno. Cinco minutos de sexo, eso que, lo va a contar con lujo de detalles o qué y yo viéndole las gemelas a la beisbolera esa.
    Noooooooo esa cosa es porno. Ósea para que hizo esa película.
    Noooooooo sin terminar de verla, conclusión: ese tipo es un caliente, lo que hace la calentura.
    ¿ “me cago en el coño de tu madre” ? eso dijo “la protagonista” en la película esa , qué onda con esa frase, ósea , que naco.
    Otra escena porno ¡por Dios ¡ ¿Cual es el propósito de la película? o que ¡ y la música de saxófono de fondo, que ridículo. Bueno ,la verdad es que esta fea la pobrecilla beisbolera. la película y la beisbolera también. ah ya me dio flojera terminar de verla. seguire con el ensallo.

    Bueno la estética musical en el arte generado en una ciudad depende mucho del estado de animo de los artistas, en lo general, solo hace falta observar las actitudes y escuchar el tipo de música, el genero, y el estilo para saber qué es lo que el interprete siente o quiere expresar. a veces no quiere expresar nada, o no puede, o sus intereses son otras, o la calidad músical no es suficiente.
    Son varias cuestiones, mas bien la estética y la forma de juzgar una obra dependen por una parte del creador, el espectador lo juzga diferente respecto a el autor. unas veces pueden coincidir, otras tantas no.
    Bueno creo que he terminado el ensayo apesar de ocupar muchas veces las mismas palabras, como: bueno, pues etc, errores de sintaxis, acentos, que para eso está el Word, lo escribí pensando en ti aunque ni te conozco. Y de ahí fui divagando un poco, solo un poco, hasta llegar a este punto, no sé si lo leerás, no creo censurarlo, pues no lo encuentro ofensivo. Bueno, solo un poco tal vez me pasé con eso de idiota del principio, tal vez lo quite, aunque pensando en la situación que se generará creo lo dejaré así, bueno mejor si lo modero un poco, no sea que me vayan a censurar o a reprobar, y no quiero pagar extraordinario, solo tú lo leerás sin censura. Me faltaron palabras para llenar las 6 cuartillas, palabras e imaginación, aunque hay tantas cosas que contar, esta de más seguir rebuznando.

    Por momentos se duerme mi razón
    Solo queda sembrar en este mundo una pequeña ilusión.
    (O algo así, no recuerdo como iba)
    Brujita cósmica

    P.D.
    Chispilla, perdón por las ofensas y la naqués, no era mi intención eres una niña muy guapa, no te hagas ilusiones, no soy tu fan.

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message


Subterráneos © 2017 All Rights Reserved

Alternativas culturales desde Puebla

Theme by WPShower

Powered by WordPress