Legalize- it!

Legalize- it!

Chispillatronik

Hola queridos amigues. Les pido una disculpa, muy pública, por no entregar la nota en las fechas indicadas. La verdad es que me confundí con números y otras dinámicas. ¡Continuemos! En esta ocasión quiero compartirles un escabroso tema que ustedes ya verán. Cada año debo pasar por este proceso que llevo realizando desde 2008, cuando lo inicié por vez primera; 2009, 2010 y actualizando a este año que transcurre: el trámite para permiso de residencia en España. Como todos los trámites y asuntos burocráticos, tienen una carga pesada pero igual es interesante aprender desde dónde nos viene el vínculo burocrático, así como el tema fronterizo. Desde siempre he odiado realizar dos cosas: llamar al cualquier servicio al cliente y hacer trámites burocráticos. Y a fin de cuentas es un trámite que se debe hacer, mi paciencia se desborda , algunas veces.

Cuando se ha de realizar el trámite de renovación de NIE, que significa Número de Identidad de Extranjero, la carrera de obstáculos y peripecias comienza. Una lista de requisitos por palomear. Pemítame situarle a usted querida lectora, lector, les presento la lista de menesteres solicitados, todos en original y copia. Que se deberán completar, ojo, si usted está pensando pasarse por este país a estudiar hay que tenerlos en cuenta pero no del todo pues ésta sirve exclusivamente para la renovación. Por lo que tendría que buscar los de visado para estudios, si fuera su caso. Aquí vamos:

1. Original y fotocopia del formulario (Ex−00) debidamente cumplimentado en todos sus apartados, con bolígrafo negro y letra de imprenta. Este formulario de descarga de la web, dice que gratuitamente, pero si vas al locutorio te cobran la impresión. Mucha gente se va con la finta por decir que es gratuito.

2. Modelo de tasa 790 (052) pagada. Que sirve para pagar el concepto de prórroga de la autorización de estancia por estudios, movilidad de alumnos, prácticas no laborales o servicios de voluntariado (titular principal y sus familiares). El costo a esta fecha son 16, 32 €.

3. Original y fotocopia del pasaporte (fotocopiar la parte donde figuran los datos del estudiante –el nombre, la fecha de nacimiento, etc., el país, el número de pasaporte y la fecha de caducidad). Evidentemente que no esté caducado.

4. Original y fotocopia de la tarjeta de estudiante extranjero (fotocopia de anverso y de reverso). Esta es la tarjeta anterior, cuando el proceso se cumple de manera favorable se entrega el caducado que es destruido y se otorga uno nuevo.

5. Si has cambiado de domicilio respecto a la tarjeta anterior en los 2 últimos meses, tiene que traer: Original y fotocopia del empadronamiento actualizado. Si hace más de 2 meses que ha cambiado de domicilio, tiene que traer el modelo de autorización (hoja 115) o, en su defecto, el volante de empadronamiento actualizado. Es importante empadronarse para hacer cualquier otro trámite. Este es el primero de todos, empadronarse significa Con formato: Fuente: Negrita

Darse de alta en la base de datos de ciudadanos en España y dar una dirección. Puede ser algún amigo que le pueda empadronar, como sucedió con mi amiga la güerita, que tenía empadronada a su abuela muerta, a sus amigos argentinos y sus nuevos inquilinos. La señorita del mostrador le dijo: – Pero… ¿tanta gente? ¿Cuántas habitaciones tiene en su casa? – Dos… Aclaró que había gente que se había regresado a su país y que la abuela estaba muerta. Corren las leyendas urbanas sobre lugares ínfimos donde se empadrona n cantidad de chinos, y que en realidad en algunas ocasiones se han encontrando hacinados en una pequeña vivienda en condiciones deplorables.

6. Original y fotocopia del seguro de enfermedad que cubra los gastos médicos. El CatSalut será aceptado como válido para renovar. Si no tienes el seguro médico público, tienes que contratarlo a través de una compañía privada. Es complicado obtener la salud pública en este país, más ahora con el tema de los recortes así como el cierre de hospitales. Es un tema espinoso que no profundizaré aquí. Tener un seguro de gastos médicos, y ojo, que considere la repatriación (es decir que si mueres en estas tierras, digan que estas dormido y te lleven a tu país de origen, en este caso México). La universidad promueve un seguro que se supone es el más económico, que sale alrededor de 90 euros.

7. Original del certificado con las calificaciones obtenidas (tiene que estar aprobado, como mínimo, un 50 % de las asignaturas cursadas) el curso 2010-11, o en su defecto certificado del profesor o coordinador en el que se acredite el aprovechamiento de los estudios, investigación o formación (siempre se deberá hacer explícito el curso académico). Dependiendo de qué tipo de estudios se realicen, las calificaciones son básicamente para licenciatura y posgrados no es necesario.

8. Original y fotocopia de la matrícula de la Universidad para el curso 2011-2012 y justificante del pago de la matrícula. En su defecto se aceptará un documento acreditativo de haber sido admitido en firme como estudiante o investigador, firmado por el coordinador/profesor (siempre se deberá hacer explícito el curso académico y la duración en años de los estudios. Nunca se deberá especificar si el alumno está pendiente de la matriculación). Con estas cartas les encantan hacer dar la vuelta, una entrega la que el coordinador de los estudios otorga y a veces quieren que diga que se “es admitido en firme como estudiante o investigador”, de otra manera no es válido. Aún así siempre preferirán que estés inscrito aunque las inscripciones realicen un mes después, ellos pueden esperar o usted acelerar la inscripción.

9. Original y fotocopia de la justificación de medios económicos para vivir en España. Este es el más entretenido de los requisitos. Debe optarse por una de las siguientes opciones:

• Estado de cuenta del Banco o caja sellado por la entidad con los movimientos de los últimos 6 meses con un mínimo de 1.500 €. A ver, estamos hablando de un promedio de $27.522,30 pesos durante seis meses… ¡uff! Casi ni con una beca bien perrota. Y siendo honestos, poca

pero muy poca gente en este país gana tanto dinero al mes… Así que esta no es opción…

• Estado de cuenta del Banco o caja sellado por la entidad con un saldo mínimo de 3.000 €. Esta es la segunda opción más prestigiada entre los estudiantes. Si se tiene un nutrido y confiable grupo de amigos, ellos te pueden apoyar depositando en tu cuenta entre 100, 200, 500 o 1200 euros, según tengan posibilidades… Hasta reunir la fabulosa cantidad de 3000 euros (mas o menos $55.044,60 pesos). Así se llega al banco que te cobra 14 euros (+/- $256,87 pesos) por firmar una carta que dice el saldo y la firma del director del banco… una vez obtenida esta carta se procede a sacar las cantidades prestadas y devolverlas, agradeciéndoles a tus amigos la amistad y confianza.

• Carta legalizada (por la Embajada/Consulado de España en el país de origen o por la Embajada/Consulado del estudiante en nuestro país) de la institución o persona que asume los gastos de estancia del estudiante. Si es el caso, esta carta debe ser traducida por vía diplomática o por traductor jurado. Esta es otra buena opción que los familiares pueden tramitar desde el país, con esta carta legalizada en la que conste que alguien está pagando los estudios.

• Certificado de concesión de beca oficial y reconocida en la Unión Europea especificando la cuantía mensual en euros.

• Certificado de concesión de beca o ayuda del país de origen. Debe estar reglamentariamente legalizada, aunque se puede admitir con la validación del Consulado o Embajada de España en el país de origen, especificando la cuantía mensual en euros y el período de duración de la ayuda.

• Certificado de concesión de beca de algún organismo español.

Estas tres opciones resultan cuando tienes una beca. Que ganas de tener una de esas cartas…

Bueno esta es la parte de requisitos que se deben tener. Luego tenemos la otra parte. Después de investigar a qué oficina dirigirse, que en general nadie sabe y hay que arriesgarse a que de una oficina te envíen a otra, con todo y regaño de los guardias de la puerta. Después de llamar a la oficina de policía en la que no tenían idea de dónde se hacía este trámite, me dirigí a la oficina que había ido el año anterior. Era de estos días en los que la lluvia caía desde temprano. Debo suponer que ser empleado de una de estas dependencias debe ser un trabajo nada sencillo, que seguramente la gente va todos los días y a todas horas (eso sí, en horario de oficina) a preguntar como yo. Pero esto no da el derecho a que un poli te responda de la siguiente manera:

-Mire señorita, lea las instrucciones de la hoja, adjunte los documentos que le soliciten y tráigalos.

– Señor, ya lo hice y por eso estoy aquí, quiero saber si esta es la oficina.

– Si usted no lo sabe, ¿yo por qué lo voy a saber? ¿Por qué lo tendría que saber? Llame a la comisaría a ver que le dicen…

– Ya he llamado y no me dieron respuesta, por eso estoy aquí…

– No usted no ha llamado…

– ¿Por qué cree que le diría mentiras?

– Llame, llame y que le digan, siga los requisitos y vaya a la oficina…

– ¿Entonces usted no sabe?

– Llame, usted no ha llamado…

Ahí me quedé pensando mientras la lluvia caía por mi hoja, el poli no sabe ni siquiera decirme si esta es oficina de extranjería o de policía y cuál es la diferencia y el vínculo…

– ¿Yo cóomo voy a saber? Si usted no sabe yo menos…

– Y cómo quiere que yo sepa, señor, si soy extranjera y necesito orientación…

Claro que salí mentando madres por el tiempo perdido y por la manera en que el tipo me atendió, ¿me atendió? Me regañóo y me dijo mentirosa… agrrrr, ya ni tragarse el enojo, como si cuatro años no me dieran la experiencia…

Por inercia voy a la oficina donde siempre he ido. Pensando en que el peregrinar podría seguir, así que tomarlo con calma era lo mejor. Sin enojarse. Un día fui a formarme antes de las 11 de la mañana. La cola para hacer trámites daba la vuelta al edificio, aún así iba avanzando. A cinco personas antes de poder acceder al edificio sale el guardia y nos dice a todos: – Ya no hay números venid mañana, madrugad y venid mañana máas temprano. Algo que me ha irritado siempre es ese trato como niños, casi como idiotas que se da. Sí papá, mañana me portaré mejor. Y es que es siempre un azar llegar a esta oficina. Hay días en los que no hay ni dios, llegas tan ancha a las 12 del día y te atienden rápido y ni cuenta te das que estas fuera. Otras ocasiones son así.

Finalmente sigo los consejos del guardia y me voy tempranísimo. Pensando en la putada de no poder ir a pinchar a Londres, a una fiesta que me había invitado una amiga, por no tener el NIE actualizado, por lo que no podía salir del país. Llego antes de que sean las 9 de la mañana, la cola una vez más da la vuelta al edificio y la gente sigue llegando. Gran variedad de representantes de diferentes latitudes, delante mío unos asiáticos que no paran de reír, atrás de mi se forma un pakistaní amable que me sonríe. Hay gente latina, estadounidense, asiática, africana, del medio oriente, algunos otros personajes que no está en mis posibilidades identificar. Familias completas, estudiantes, trabajadores, etc. Es como la pequeña torre de Babel, se escucha una sinfonía de voces que hablan diferentes lenguas.

La cola comienza avanzar. Nos dan un número y nos hacen pasar a otra sala donde hay sillas. La sala se llena rápidamente. Viene el guardia, ha sido el mismo desde la primera vez que fui, pero ahora luce más canoso y con la cara más maltratada, un poco agobiado. Quizá es porque está enfermo, según el mismo dice en una voz que no intenta para nada ser forzada en volumen. La gente, al no escuchar comienza a callar a otros. El silencio impera en una sala donde hay quizá 200 personas. El guardia afirma: -Lo ven, no tengo por qué gritar, ¿me escuchan? ¿cierto? La gente sienta con la cabeza. Nos explica la metodología. Él ira llamando a cada número, de los que previamente nos había dado; nos dará otro número y pasaremos a otra sala donde finalmente nos llamarán para entregar los documentos. Mientras eso sucede, pasa una primera tanda de gente. A mí no me toca, el sol comienza a salir y el frío cala hasta los huesos, como si me cayera la frialdad en los hombros, ¡me siento una anciana sin chalina! Entra una segunda tanda de gente que viene a hacer el trámite. Había estado leyendo un libro mientras esperaba, hacía anotaciones y me desesperaba por el olor a cantina que tenía el chico de a lado, probablemente estudiante, y desesperada por cómo masticaba el chicle la chica del otro lado. Era un ruido tan estruendoso que me daban ganas de sacarle el chicle de la boca, lo que en verdad sería muy violento. Me distraigo finalmente viendo como las chicas leen, los caballeros se pierden en sus pensamientos, miran al infinito, alguna juega con su iphone. Algunas chicas chatean o revisan Facebook con sus dispositivos móviles, las familiar tienen charlas, las amigas chismorrean.

Este día está muy tranquilo, otras veces he visto a gente que no habla nada de castellano. Como aquella china que casi se le va con las uñas al guardia que hace 1.85 cms de estatura. Ella pequeñita, me recordó a Yoko Ono, con una potencia de voz y una presencia que no podía pasar desapercibida. Ella gritaba y manoteaba en el aire, la recuerdo muy amenazadora, pero no se enteraba de nada. El guardia le hablaba lento para que ella entendiera, pero no se enteró de nada y se fue dando de gritos.

Finalmente pasamos a la otra sala, encontrarme este año a mis amigas, una mexicana y una chilena me hicieron la mañana, incluso salimos por un café y volvimos a esperar turno. Sólo han pasado unas cuantas personas, no nos hemos perdido de nada.

Las personas que atienden y que están detrás del mostrador suelen ser o muy amables o muy bordes. Recuerdo a una chica gritándole a un pakistaní de manera grosera que se fuera y que no volviera hasta que entendiera los documentos que se debían llevar.

Por otro lado recuerdo, en mi propio caso, que un chico que me atendió me dijo:

– No puedes pedir el visado para estudiar en la UB y finalmente inscribirte en la Universidad de Girona.

– Oiga , es que me dieron una beca y el proceso ya estaba en marcha…

– Ya… ¡Uy! esta inconsistencia… tendrás que volver a tu país para que te den el visado que corresponde…

– ¿Está usted seguro de lo que me esta pidiendo? Si a usted le dieran una beca en una universidad y no en la otra, ¿en cuál se inscribiría? No puedo volver a mi país, no esta nada cerca.

– Ya, lo sé, México no queda muy cerca. Haremos esto, te la vamos a sacar como que te inscribirás en la UB y así no tendrás que regresar. Pero debes traer la carta de aceptación de la UB, así que la inscripción en la Universidad de Girona no te sirve de nada. Eso haremos, de otra manera tendrías que regresar…

No solo conmigo han sido condescendientes y han optado por decidir de manera eficiente, metiéndose en las grietas que el sistema no resuelve. Otra escena que vi alguna vez fue que una familia completa de asiáticos estaban, al parecer, fuera de las fechas de normalidad para no ser deportados. La chica del servicio social que acompañaba a la familia estaba angustiada. El chico que le atendía también se dio cuenta de alguna gravedad que tenía el asunto. Se acercó a la chica que me atendía a mi, algo le susurro al oído. Ella volteó con discreción a los lados y le dijo: – ¿Te das cuenta en la que te metes si se dan cuenta de lo que has hecho? Él alegó algo que ya no pude entender. Y ella lo aprobó con un gesto que denotaba que no estaba del todo convencida pero no le diría que no. Él parece que encontró una fisura en el sistema y lo dejó colar por ahí. Volvió a su lugar y le dio la noticia a la chica del servicios sociales, ella dio un suspiro de tranquilidad y le notificó a la familia con alegría, todos juntos sonrieron cómplices. Él puso un sello.

Con todos los requisitos solicitados, la chica del escritorio, que otros años me ha atendido, revisa que esté todo completo. Este año me adelanto y llevo cosas que quizá no me pedirían, pero más vale prevenir que volver a hacer colas. Ella no luce mas vieja pero si un poco mas hartada de su oficio. Aún así me sonríe cuando recojo mis hojas, pasaporte, fotos y le doy las gracias.

Siempre es una alegría saber que la parte más dura del proceso ya ha concluido. Me voy de la oficina con pequeños saltitos feliz por el pequeño logro que implicó dinero, esfuerzos de otras personas y tiempo. Y siento que medio mundo se me ha quitado de encima, el proceso volverá el otro año, cuando tenga que renovar o decidir qué hacer. En otros países sé que es igual de complicado o aún más. Los trámites, aunque cada día mas acelerados son complejos: bases de datos, gente organizando la información, gente organizando los flujos de datos y qué decir de los kilos de papel que se deben tener en archivos… Pero sabe usted, vale la pena.

Le invito a que comparta sus ideas en torno a este tema, a este escrito; a que nos comparta sus experiencias como extranjero residente. Les dejo el ósculo de la paz, amigues mies, esperando ir a recoger la tarjeta de residencia para reportarles jocosidades desde estas tierras. Fins després!

 

Subterráneos © 2017 All Rights Reserved

Alternativas culturales desde Puebla

Theme by WPShower

Powered by WordPress