Celebrando a Carlos Arellano

El compositor poblano como parte del 14 aniversario de Transeúnte, programa que se transmite por Radio Buap

Celebrando a Carlos Arellano

Hugo Cabrera/ Subterráneos

Puebla, Puebla. 5 de febrero de 2014. Nació en el Distrito Federal, pero a los 12 años llegó a vivir a Puebla, su nombre es Carlos Arellano, cantautor que se identifica entre los músicos de la trova, pero es constantemente reclamado por los músicos de rock. Aunque al final rola con la banda de los llamados rupestres (Catana, Armando Rosas, Rockdrigo). Será el próximo 13 de febrero que se celebrará su trayectoria dentro de las actividades de aniversario del programa de radio Transeúnte, que cumple 14 años de transmitirse por el 96.9 de FM en Radio Buap y que también contará con la presentación del libro Voy a Morir, biografía de José Cruz, vocalista de la banda de rock Real de 14. Todo a partir de las 17 horas con entrada gratuita.

“Cumpliré 45 años de vivir en Puebla, 57 años de edad. Estudié Economía en la generación 77 -81, en la ahora Benemérita Universidad Autónoma de Puebla”, dice Arellano en entrevista realizada en una casona del barrio de Xonaca, enterado de la celebración que se le prepara en Puebla el 13 de febrero en el Teatro de la Ciudad y a donde fueron invitados sus amigos: Nina Galindo, Gerardo Enciso, Jesús Romero, Luis Benítez, Armando Rosas, Rafael Catana, El ‘Carcará’, Nono Tarado, Iván García, Aletya, entre otros. Desde la adolescencia aprendí a tocar guitarra. Estudié en la secundaria Venustiano Carranza, desde entonces soy amigo de Jesús Romero (guitarrista de la banda Cuarto Blanco). Estudiamos en la prepa Benito de la BUAP. Luego nos separamos y yo me fui a estudiar economía.”

“En la prepa armamos, como muchos en la adolescencia, una banda de rock, la mía se llamaba Tortuga. Hacíamos fusiles, covereando. Metimos algunas piezas originales, eran vueltecitas de blues. Eso fue en 1974, en la época del nuevo canto, del folclor. De 1975 al ochenta comencé a hacer rolas propias, las tocamos con Nuevo Gallo. Creo que me pongo a componer en forma cotidiana a partir de los años ochenta, que es cuando comienzo a cantar canciones como solista con Tierra Baldía. En aquellos años se inaugura Teorema, una café librería. En 1988 se graba el disco Tierra Baldía, era complicadísimo grabar en esos días, eran rocanrolas domésticas. En la avenida 16 de Septiembre había un estudio de grabación. Fue Modesto López quien me dijo que le interesaba grabarme y me sugiere un estudio en Puebla, ahí nos mandó a grabar.

0205 Carlos Arellano _Foto_Wendy Pardo_ Subterráneos (2)

Puebla el escenario
Carlos Arellano ha grabado hasta el momento los discos Canciones Domésticas, Discos Pentagrama, 1987; El baile de las cosas, Discos Pentagrama, 1990; Nada en su sitio, Discos Metztli, 1994. En vivo en la ciudadela, edición de autor. 1996 (casete); La miscelánea de la física, 1996 (Sin publicar) La Jauría, edición de autor, 1998. Zombra Zero, 2009 (en línea).
Algo apresurado, pues a las 20 horas de un viernes por la noche, tiene que ir a tocar en un bar: “Me siento poblano, mis hijos, mis cuates son de acá. Es decir, no puedo cantar ‘Que Chula es Puebla’, pero es una ciudad que quiero mucho. Había una centralización fuerte en los años ochenta, irte al DF era la opción. Ahora las redes sociales te permiten estar en todos lados”.

De Zombra Zero a su primer acetato, han sucedido cambios en la forma de componer, y Arellano reflexiona, “tengo señales muy generales. He notado que cada vez soy menos chorero en las letras. No sé sí era el desenfado o la despreocupación o sí ahora es la exigencia de depurar textos, pero ahora tengo claro que he trabajado mucho los discursos, y quiero que cojeen lo menos posible y también la música. Creo que los primeros discos había ganas de decir muchas cosas y me bastaba con dos acordes. Ahora me preocupa mucho la estructura musical, que esté muy elaborado, y en una de esas a la mejor me paso de mamón” (risas).

Los treintañeros
Aludiendo a Mick Jagger, le comento a Carlos Arellano sobre la famosa frase de “No confíes en alguien que tenga más de treinta años” y pregunto sobre su rola Treintañeros, que da título al homenaje que le realizan, “después de los 30 hay que hacerle caso a los riñones. El pelo ya está clareado, pero seguimos siendo necios.
“Me llevo bien con las nuevas generaciones y comparto escenario con personas que yo veía en mis tocadas, pienso en Carcará, Iván García. Además, es chido que no sólo son amigos, lo digo realmente, soy fan. Creo hacen cosas poca madre. Empiezan a tener resonancia, ya es un agasajo que surjan esas cosas.
La hora de irse llega y junto con la despedida, Arellano habla del futuro: “voy a seguir grabando y seguir grabando y seguir grabando. Voy a grabar un disco que voy a meter a Fondeadora. Estoy trabajando en La Jauría dos y será disco físico para vender.”

Aniversario Transeúnte, 14 años de transmitirse por el 96.9 de FM en Radio Buap: Presentación del libro Voy a Morir, biografía de José Cruz, vocalista de la banda de rock Real de 14, Jueves 13 de febrero, 17 horas. Entrada libre. Posteriormente concierto “Treinta ñeros” con Rafael Catana, Gerardo Enciso, Armando Rosas, Nina Galindo, María José Camargo, Serpiente Elástica, Iván García, Nono Tarado, La Trola, Aletya, Caca de Gato, Cuarto Blanco, entre otrso, que interpretarán temas del compositor homenajeado, quien por supuesto estará presente.”

Pie. Carlos Arellano: “Después de los 30 hay que hacerle caso a los riñones. El pelo ya está clareado, pero seguimos siendo necios”. Fotos: Wendy Pardo/ Subterráneos

Carlos Arellano: “Después de los 30 hay que hacerle caso a los riñones. El pelo ya está clareado, pero seguimos siendo necios”. Fotos: Wendy Pardo/ Subterráneos
1 comment on this postSubmit yours
  1. Muy buena frase del maestro Arellano

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message


Subterráneos © 2017 All Rights Reserved

Alternativas culturales desde Puebla

Theme by WPShower

Powered by WordPress