Arte barroco indígena cerca de Puebla

Del arte barroco mexicano: San Francisco Acatepec y Santa María Tonantzintla

Jueves, 12 Marzo 2015 00:00
Autor:   Elizabeth Vázquez. Fotos: Emmanuel Roldán / Subterráneos
    *La decoración interior de ambos templos los ha convertido en la interpretación  superior de un estilo español que se traslada a la cultura indígena  

 

Puebla. Puebla. 11 de marzo de 2015. La arquitectura de una ciudad colonial como Puebla está directamente relacionada con la colonización española y en la influencia y traslado de estilos arquitectónicos en edificios y templos religiosos. El estilo barroco se desarrolló en el siglo XVII. Su mayor expresión se puede observar en el centro de la ciudad de Puebla en templos como Santo Domingo, la Capilla del Rosario y la propia Catedral. Pero también a las orillas de la ciudad, donde se construyeron templos que buscaron trasladar estos estilos, apropiándose de ellos, interpretándolos y creando nuevos.

Puebla es una ciudad con estilo de arquitectura novohispana. El barroco posee una composición formal, entre sus características en las iglesias están la planta en forma de cruz latina, típica de las parroquias y de los templos  de los conventos de frailes; una sola nave sin crucero, como en las iglesias de monjas; la torre elevada en contraste a la horizontalidad de las masas de la iglesia, que está compuesta de un cubo y sobre él varios cuerpos en los que se colocan las campanas; el cubo siempre está liso y su apariencia es la misma respecto al cuerpo de la iglesia, pero a veces se refuerza su expresión mediante elementos decorativos, como las cadenas almohadillas en las esquinas, o los almohadillados que cubren el cubo; el interior, en particular los retablos y los parámetros en los muros, tienen decoraciones de yeso que se pueden considerar típicas del barroco mexicano de los últimos años del siglo XVII y primeros del XVIII, y los retablos llegan a cubrir el interior en su totalidad, creando impresiones visuales de carácter pictórico.

Toda la ornamentación interior y exterior tiene un carácter “atectónico”, es decir, no forma parte de la estructura; son elementos que se sobreponen a lo constructivo que es muy simple y por eso permiten que una misma estructura pueda recibir distintas vestiduras, en las que se manifiesta el gusto por lo decorativo indígena y español.

 

Templo de San Francisco Acatepec

San Francisco Acatepec es una de las Juntas Auxiliares del municipio de San Andrés Cholula, situada a trece kilómetros de la ciudad de Puebla por la carretera federal a Atlixco y veinte por la recta a Cholula. La palabra Acatepec deriva del náhuatl, acatl-carrizo y tepetl-cerro: "El cerro del carrizo". El templo de esta localidad fue construido en el siglo XVII con advocación a San Francisco de Asís. La fachada está decorada con piezas de cerámica de talavera elaboradas a mano en los años 1650 y 1750, cuando la talavera poblana y  el barroco tenían su mayor apogeo. El interior posee una decoración de yesería con imágenes que saturan el espacio, ángeles, querubines, niños asexuados, tres retablos que decoran en su totalidad las paredes del altar, además de santos tallados en madera con una fina decoración de encarnados y estofados. También destacan una serie de espejos que se encuentran incrustados en el muro y los niños que decoran las pequeñas columnas del altar.

 

Templo de Santa María Tonantzintla

El pueblo de Santa María Tonantzintla es una junta auxiliar de San Andrés Cholula, ubicada a diez kilómetros al suroeste de la Ciudad de Puebla y a cuatro kilómetros de San Pedro Cholula. Está al norte de San Francisco Acatepec, con quien entronca hacia la carretera federal a Atlixco. En la cultura mexica Tonantzin, “nuestra Madre”, era una diosa emparentada con la tierra. A la llegada de los españoles a la región se le añadió el nombre de “Santa María” en honor a la virgen.

La iglesia fue construida en cuatro etapas que inician en el siglo XVI y culminan en el XIX. En la primera se creó un pequeño santuario, cuyos vestigios se localizan hacia el norte de la iglesia; también se realizó la estructura arquitectónica que es la base del templo, formada por una nave sin crucero y una fachada muy sencilla que después fue remodelada. En la segunda etapa se hizo la torre, la cúpula, el crucero, la pequeña sacristía y se decoró con estuco el ábside del crucero del retablo principal.

En la tercera etapa se amplió la nave para que la torre quedara dentro y se hace la construcción de la nueva fachada. En el interior podemos observar un estilo barroco indígena o barroco novohispano, que consiste en una decoración de motivos indígenas, como ángeles con penachos de plumas, guirnaldas de flores, atuendos de caballeros águila y rasgos indígenas. Otros elemento son  racimos de uvas, plantas y mazorcas. Mezclan el mundo prehispánico y el mundo cristiano, esta decoración interior ha hecho que sea una de los templos mejor interpretados y apropiados de un estilo español que se traslada a la cultura indígena que reinterpreta a sus ángeles y santos regordetes y pequeños, con tonos de piel de indígenas que se muestran desde la fachada.

 

 

 

Elizabeth Vázquez. Fotos: Emmanuel Roldán / Subterráneos

Elizabeth Vázquez. Fotos: Emmanuel Roldán / Subterráneos

Licencia Creative Commons
Del arte barroco mexicano: San Francisco Acatepec y Santa María Tonantzintla por subterraneos se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.Basada en una obra en SubterráneosPermisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en MAS.

Notas Relacionadas

Spanish English French 
Suscribete al boletín de subterraneos
Joomla Extensions powered by Joobi
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Subterráneos | Cultura Alternativa desde Puebla
Redes Sociales
ctics web solutions